Escucha esta nota aquí

Desde el primer día de diciembre ya se siente la Navidad: los aromas del pan con frutas abrillantadas, las galletas cubiertas con turrón de clara de huevo, las roscas de canela colmadas de uvas pasas, el pavo relleno y el aromático lechón al horno, entre otras delicias de la culinaria nacional e internacional, inundan los sentidos. Entre los característicos olores de las fiestas navideñas también es tradicional el de los papeles y cajas de regalos, que se usan para envolver los obsequios para grandes y chicos. 

Si bien los regalos, en su mayoría, son cosas materiales, hay que tener en cuenta que lo más importante es la energía que le ponés a ese presente. 

Dar regalos es una expresión tan importante del amor, que trasciende las barreras culturales, afirma el antropólogo Gay Chapman, autor del libro Los 5 lenguajes del amor. “Por lo que los regalos son símbolos visuales del amor y tienen en sí un espíritu de dar”, aclara la sicóloga Lorena Hoyos.

Según los protocolos ancestrales, la selección de los regalos es casi un ritual, ya que implica elegir cuidadosamente, con corazón y mente, lo que representará los deseos de amor de quien da. Con el solo hecho de tener en la mente a aquella persona a la que deseás regalar, desde ese instante ya estás generando una energía fuerte y poderosa que, al momento de elegir el obsequio, de inmediato lo llenarás de todos esos pensamientos y sentimientos que acompañarán por siempre al presente elegido. 

¿Qué regalar a los niños?
A la hora de comprar un juguete o regalo, es importante explorar el significado que tiene. Y para ellos puede responder las siguientes preguntas: ¿Qué puede aprender mi hijo con este juguete? ¿Le da un buen mensaje? ¿Va a durar? ¿Puedo darme el lujo de gastar en este obsequio?.
“Las actitudes, autoestima y carácter que desarrollen los hijos serán el resultado de la calidad y la cantidad de tiempo que decidás dedicarles”, afirma Camilo Cruz, autor del libro La vaca.  

“Por lo tanto, el mejor regalo para que nuestros hijos sean felices es nuestro tiempo, nuestra presencia marcará grandemente toda su vida”, remarca la sicóloga. 

Regalos para adultos

Como el regalo es una demostración de amor, es importante hacer un sondeo acerca de los gustos y preferencias que tienen las personas a la hora de dar el regalo. No siempre será algo material lo que llenará el corazón de la otra persona, pueden ser palabras amables, una visita, el escucharlas o prestarles un servicio.  

“Un ejercicio para diagnosticar qué es lo que le agradaría a esa persona es hacer una lista de las formas de dar de ella. Por ejemplo: ¿Le gusta expresar su amor en palabras, haciendo favores, expresa su amor regalando cosas, es muy cariñosa y expresa su amor o agradecimiento con abrazos, le gusta expresar su amor dando su tiempo? Las respuestas te darán luces de la forma más acertada de expresar tu afecto hacia esa persona”, aconseja Hoyos.

Todas las personas tienen una necesidad profunda de sentirse amadas, y la forma de expresar su amor también las delata para saber qué les gustaría recibir en estas fechas especiales.

Regalos no materiales
No es tanto el regalo en sí, sino la forma de expresar el cariño, algo que pueda llenar el corazón de aquel que recibe el regalo,  llegar a él y hacerlo sentir el afecto. Por ello, además de cosas materiales, hay otros obsequios que se pueden hacer.
“Son dádivas también las palabras amables, los abrazos, olvidar las ofensas del pasado y hacer favores”, concluye Hoyos.