Escucha esta nota aquí

A las 23:00 se firmó el convenio entre la Alcaldía y los profesionales de salud por el cual se levantó inmediatamente el paro de 72 horas en los hospitales de la capital, el cual se cumplió en la primera jornada. Los médicos lograron subir a 150 los ítems que creará la comuna y que se garanticen los contratos eventuales con mejores condiciones laborales y sin revanchismos por participar de las medidas de presión.

La jornada comenzó con el cumplimiento de la medida en los nosocomios donde una vez más se suspendió la consulta externa pero siguieron atendiendo las emergencias y las cirugías programadas; mientras que los vecinos amenazaban con quebrar el paro agrupados en torno al Concejo Municipal que organizó una marcha hasta la sede de los galenos, en el tercer anillo interno.

El convenio
El documento, que fue trabajado a partir del mediodía luego de la marcha de los vecinos, en su primer punto se compromete a crear 150 ítems para el personal de base, no así para los cargos jerárquicos ni administrativos, en los hospitales de primer y segundo nivel.

En el segundo acápite asegura que se elaborarán los contratos eventuales con estabilidad laboral y con beneficios sociales, además de garantizar la libre afiliación sindical, fuero sindical y otorgar vacaciones.
Las partes también se comprometen a instalar una mesa técnica para revisar la ley municipal de salud aprobada el 18 de enero y para redactar el reglamento, del cual deben participar los sectores interesados.
Asimismo, los contratos eventuales vendrán sin descuentos desde el 4 de enero y se tomará en cuenta al personal que estuvo de turno entre el 1 y 3 de enero para que se les cancele sus haberes.

Se llamará a concurso de méritos y examen de competencia en los próximos 30 días para los médicos en los hospitales de primer y segundo nivel. Por último hay un compromiso de no iniciar represalias contra el personal que acató los tres paros.

El convenio será homologado en la Dirección del Trabajo.

Tardó en llegar la solución
El conflicto entre médicos y la Alcaldía se fue agravando a lo largo del mes ante la incertidumbre de que los contratos habían fenecido el 31 de diciembre del año pasado y desconocían si serían recontratados, por lo que iniciaron las medidas de presión.

Ayer por la mañana, la presidenta del Concejo, Angélica Sosa, criticó la actitud de los galenos, porque -según dijo- incumplieron el compromiso asumido el domingo, donde se garantizaba que no iban al paro por el ofrecimiento de 100 nuevos ítems y de la mejoría de los contratos que respetan todos derechos laborales.

Ante la negativa de firmar todos los contratos los concejales aprobaron una minuta autorizando al alcalde Percy Fernández para que lance una convocatoria pública para copar los cargos que queden vacantes.
Previamente, los concejales pidieron a Sosa que no ingrese en huelga de hambre porque es la cabeza de las negociaciones; a la vez pidieron a los vecinos presentes en el plenario salir en marcha hasta el Colegio Médico “para defender la salud”. Y así lo hicieron. Una vez en la sede del Colegio Médico se encontraron con la reja cerrada, por lo que Sosa dejó en la puerta una copia del acta de la reunión del domingo.

Los concejales Rómmel Pórcel y Jesús Cahuana dijeron que el problema lo creó la Gobernación. Al respecto, el secretario de Salud de la Gobernación, Óscar Urenda, pidió no desviar la atención y se puso a sus órdenes para dar una solución, pues considera que el sistema municipal de salud no funciona correctamente.

Se ofrecieron a mediar
El representante de la Defensoría del Pueblo, Hernán Cabrera, mandó una carta al alcalde invitándolo a una reunión junto con la dirigencia médica, al igual que al director departamental del Trabajo, Medardo Flores, que a la vez criticó los contratos exhibidos por el secretario de Desarrollo Humano de la Alcaldía, Raúl Hevia, los cuales tienen observaciones. El Comité pro Santa Cruz también interpuso sus buenos oficios en el conflicto, llegando a congregarlos en la sede cívica.
Los pacientes perjudicados

Los tres paros que este mes ha realizado el personal de salud, buscando de la Alcaldía más ítems y mejores contratos, saturaron las salas de emergencia y de internación de los hospitales, pues las consultas externas fueron cerradas por las medidas de presión.

Ayer, cuando se cumplía el primer día del paro médico que fue decretado por 72 horas, la sala de emergencia del hospital de la Villa Primero de Mayo estaba llena de pacientes. Sonia Durán Ramos esperaba que salga un galeno para informarle la evolución de la salud de su nuera Teófila Barriga (22), que el día 20 dio a luz a su primera hija mediante cesárea.

“Ha pasado una semana del parto de mi nuera y hasta ahora no conozco al médico que la atendió”, dijo Sonia.

En otros nosocomios como el Plan Tres Mil, Bajío del Oriente y Francés los enfermos aguardaban atención. “Faltan especialistas que quieran trabajar en los hospitales de segundo nivel, ojalá que sea efectiva la convocatoria de la Alcaldía”, indicó Boris Terceros, galeno del Plan Tres Mil