Opinión

OPINIÓN

Despilfarro en política y turismo oficial

El Deber 1/7/2018 22:25

Escucha esta nota aquí

En tiempo de crisis, economistas aconsejan establecer políticas de austeridad en el gasto público y privado, ahorrando más y evitando gastos superfluos. El presidente y el ‘vice’, al asumir el mando, prometieron gobernar con austeridad y levantar al país de su crisis política; sin embargo, cayeron en el despilfarro y la corrupción en distintos niveles de gobierno. 
El filósofo George Santayana decía: “Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”, para recordar al ciudadano que el gobierno inicia derroche de dinero en trasladar movimientos sociales a Sucre, para amedrentar y ahuyentar a asambleístas de la oposición y aprobar una Constitución centralista sin debate ni consenso, luego trasladan gente a varios departamentos para tumbar a prefectos de la ‘Media Luna’ con dinero del Estado.   
Evo Morales, de cocalero a presidente, en vez de gobernar con austeridad y sencillez, cambia su forma de vida similar a monarcas que se dan el lujo de vivir en suntuosas mansiones, rodeadas de seguridad y haciendo ostentación de bienes materiales, dispone de vehículos blindados, avión privado y helicópteros recorriendo el país, haciendo política todo el año para perpetuarse en el poder, malgastando el dinero del pueblo. 
Pocas veces viaja en misión oficial, en su mayoría por turismo, en especial a Cuba y Venezuela a recibir asesoramiento de sus afines, recién al Vaticano a la investidura del cardenal Toribio Ticona para congraciarse con la Iglesia y evitar censura por sus malas acciones. Viajes con costo millonario que sale del impuesto ciudadano y que se ahorraría delegando a embajadores a realizar negocios de interés del Estado, además no se pierde mundiales de fútbol. Todos son gastos superfluos y serían mejor usados en la inversión de empresas productivas para generar empleos, divisas y activos, así evitar la migración de compatriotas al exterior en busca de trabajo.
Es inaceptable que el Ejecutivo tenga mayor presupuesto que el Ministerio de Salud y que se invierta en ‘elefantes blancos’: compra de satélite Tupac Katari, aeropuerto en Chimoré e ingenio en San Buenaventura, Museo de Orinoca y nuevo Palacio, en vez de atender necesidades más urgentes como ítems de salud y adquisición de equipos para  hospitales.
En Sudamérica, referente de austeridad como forma de vida fue el liderazgo de José Mujica, expresidente de Uruguay, un hombre austero, sencillo y sobrio, dotado de una moral superior y admirado como ejemplo a seguir. 
La Contraloría General debe cortar el despilfarro y uso abusivo de dinero del Estado fiscalizando al Ejecutivo mediante Ley Safco, exigiendo informes de estados financieros para determinar la responsabilidad administrativa, civil y penal (art. 213 CPE), así como lo hace controlando gobernadores y ediles de oposición. Gobernar cuidando la economía, sujeto al Estado de Derecho, sinónimo de orden constitucional, es tarea loable.