El portavoz de los bomberos voluntarios, Julio Sánchez, indicó en declaraciones que desde la mañana de este sábado el personal de rescate reanudó la actividad en la zona, con un total de 357 personas.

El área afectada, ubicada en la municipalidad de Santa Catarina Pinula, fue dividida en cinco sectores para facilitar el trabajo de las brigadas, pero Sánchez apuntó, de forma breve, que este sábado ya se habían reducido a tres.

Varios de los damnificados ya han entrado a sus viviendas, o a lo que queda de ellas, para rescatar algunas de sus escasas pertenencias.
Otros continuarán haciéndolo durante este sábado, sostuvo Sánchez.

Las labores de rescate y localización de las 374 personas que se cree están desaparecidas continuarán durante el fin de semana, aunque el próximo lunes se celebrará una reunión para determinar si las condiciones de seguridad permiten seguir.

Además, tendrán en cuenta la situación emocional del personal que trabaja en el área, porque algunos están "muy impactados psicológicamente".

La zona, donde se produjo el deslizamiento de tierras, se encuentra "bastante estable" según las autoridades, pero es necesario mantener la vigilancia, ya que todavía hay un centenar de viviendas en riesgo.

El número de personas albergadas, en cinco puntos diferentes de la municipalidad de Santa Catarina Pinula, es de 386.