Escucha esta nota aquí

El procurador general del Estado Pablo Menacho aseguró ayer que el origen de la controversia con la empresa chilena Non Metallic Minerals-Quiborax-Allan Fosk no es el desempeño del Gobierno de Evo Morales en la defensa jurídica durante el arbitraje internacional que demandó la firma privada, sino los actos ilegales de la gestión de Carlos Mesa. De este modo, el colaborador de Morales elude cualquier responsabilidad sobre el resultado: la derrota ante Quiborax en el arbitraje y el pago de $us 42,6 millones.

“El conflicto no surge por la defensa (del Estado), el conflicto surge por el incumplimiento a la Ley 2564 y por el ilegal Decreto Supremo 27589”, sostuvo. Pero Mesa denunció al ministro de Justicia y exprocurador, Héctor Arce; al ministro de Minería, César Navarro; a Menacho y a la exministra de Defensa Legal, Elizabeth Arismendi, de conducta antieconómica e incumplimiento de deberes, por la inadecuada defensa judicial que asumieron./ ANF