Escucha esta nota aquí

Una mañana perfecta de playa en Bondi Beach, en Sidney (Australia) se convirtió en un escenario de pánico entre los turistas que advirtieron cómo una gigante nube se acercaba lentamente. Los que estuvieron presentes, denominaron al fenómeno como "nube tsunami".

Los testigos indicaron que parecía una enorme ola que podría tragarse todo. Entre el pánico y la curiosidad, la gente se acercó para capturar imágenes de la imponente formación de nubes.

Más tarde, la Oficina Australiana de Meteorología emitió una advertencia de posibles tormentas fuertes y pidió a los ciudadanos que tomen precauciones.