Escucha esta nota aquí

El nacimiento de su bebé, una mujercita que pesó 2,70 kg, en el baño del centro de salud San Antonio, ubicado en la Pampa de la Isla, se convirtió en un hecho curioso y con un final feliz para la madre Carmen Salinas Pérez, de 36 años, toda vez que tanto ella como su pequeña se encuentran estables. Se trata de la séptima bendición que llega al hogar de Carmen y Ángel Antonio Avis (albañil) para agrandar la familia, pues tienen otros seis hijos, el mayor de 17.

El video del inusual alumbramiento se viralizó en las redes sociales, pues en primera instancia se hablaba de que supuestamente los médicos no le dieron atención médica oportuna; sin embargo, esta versión fue descartada por el Sedes y por la propia progenitora.

La familia vive en un barrio de la ciudad capital, pero la pareja se encontraba desde hace algunos días en una comunidad ubicada a 35 kilómetros adentro de Pailón, por motivos de trabajo.

Carmen contó que los dolores de parto comenzaron levemente la tarde del jueves y, por eso, con su esposo decidieron trasladarse hasta la ciudad capital. Llegaron a las 19:15 al centro de salud y, según la versión de Carmen, una mujer que estaba en la sala de recepción le sugirió esperar hasta las 19:30, es decir, hasta el cambio de turno. “Estuve paseando hasta las 19:25 y me dieron ganas ir al baño. Me senté en el sanitario y cuando me quise levantar ya no pude. Me senté en el suelo y le grité a mi marido y en eso la bebé nació. Todo fue muy rápido”, relató la mujer, que aún no sabe el nombre que pondrá a su segunda hija mujer.

Las enfermeras que estaban de turno le dieron asistencia y la trasladaron a la sala de partos, donde fue asistida por una médica. “No es como andan diciendo que no me quisieron atender, me llevaron a la sala de parto y nos brindaron la atención”, aclaró Carmen a los medios de prensa.

Descartan atención tardía

El jefe de Redes Salud del Servicio Departamental de Salud, Dorian Giménez, también se hizo presente en el centro de salud y, tras indagar el hecho, descartó que esa instancia inicie una auditoría médica sobre este caso, pues, según lo manifestado por la madre y por el personal, todo se trató de hecho fortuito, ya que ella no avisó al personal de salud que había tenido dolores de parto.

Giménez indicó que la mujer no había hecho sus controles prenatales. Carmen y su bebé pueden ser dadas de alta hoy, informó el personal del establecimiento de salud.