Escucha esta nota aquí

Los médicos del país, que hoy cumplen 31 días de paro indefinido, masificaron ayer las marchas de protesta y recibieron el apoyo ciudadano, incluso de extranjeros y bolivianos que residen en el exterior; sin embargo, el Gobierno no cede e insiste en que los galenos suspendan sus medidas para ir al diálogo. Por su parte, la dirigencia del Colegio Médico de Bolivia admitió que ya fueron rebasados por las bases y reiteró que solo se sentarán a dialogar si el Gobierno abroga el artículo 205 del Código del Sistema Penal, que sanciona la mala praxis.

Puedes leer: Miles protestan en el Ministerio de Salud y gritan 'que renuncie Evo'

Ayer el presidente del Estado, Evo Morales, desde Villa Tunari (Cochabamba) se refirió nuevamente al tema, indicando que está abierto al diálogo con los médicos siempre y cuando levanten el paro. Sus declaraciones fueron hechas horas después de que en La Paz se registraran violentos enfrentamientos entre policías y médicos y estudiantes de Medicina.

A la protesta de los médicos se sumaron profesionales de otros sectores, como ingenieros, arquitectos y abogados, quienes consideran que el art. 205 también los involucra y en una conferencia conjunta de la Confederación de Profesionales, se declararon en emergencia y anunciaron medidas para la siguiente semana.

 

 

A su vez, el sector del transporte internacional expresó su apoyo a los galenos, pues considera que el artículo 205 pone en riesgo sus bienes en caso de accidentes. Además, piden la revisión del artículo 137 (tipificación del homicidio culposo con medio de transporte), que castiga con dos a cuatro años de cárcel, reparación económica e inhabilitación a los choferes que por impericia generen un hecho de tránsito con muerte. 

Violencia en La Paz
La multitudinaria protesta médico-estudiantil paceña fue desvirtuada por un pequeño grupo de alumnos de las universidades de La Paz y El Alto, que lanzaron bombas caseras contra los policías, que repelieron la agresión en las proximidades del Ministerio de Salud y la Universidad Mayor de San Andrés. Este enfrentamiento tuvo como saldo nueve arrestados (ocho alumnos y un médico), según la Policía. Los arrestados fueron trasladados a celdas de la Felcc.

La multitudinaria protesta fue pacífica en todo su recorrido, porque los estudiantes se concentraron en la Facultad de Medicina, ubicada en Miraflores y de ahí marcharon por el centro. Cuando estaban cerca del Ministerio de Salud, la Policía había acordonado el lugar y después de un diálogo, los efectivos retiraron las cuerdas y dejaron pasar la marcha; el rector de la UMSA, Waldo Albarracín, hizo uso de la palabra y en su alocución pidió al Gobierno convocar al diálogo y recordó que ni en tiempos de dictadura la gente pasó Navidad en huelga.

Concluido el acto, Albarracín y los académicos que lo acompañaban se retiraron de forma pacífica, pero un pequeño grupo permaneció en el lugar y por más de una hora hostigó con estribillos y petardos a la Policía. Luego, lanzaron una bomba molotov que fue rechazada por los efectivos y llovieron los petardos. La Policía los llamó a la calma, pero apareció otra bomba casera, que impactó contra el único vehículo policial antidisturbios. Los efectivos respondieron lanzando gases y reprimiendo a los estudiantes por media hora.

 

Los universitarios se refugiaron en el monoblock de la UMSA y desde el interior lanzaban petardos y piedras. Un grupo de uniformados de los KL-24 llegó hasta la puerta de la UMSA y provocó la reacción ciudadana, que no tuvo temor de enfrentarlos a rostro abierto. Este grupo no seguía las órdenes de los efectivos de la UTOP,  que pedían a sus camaradas replegarse. La presión de los estudiantes y de la ciudadanía los obligó a retroceder.

Habían pasado 35 minutos desde el enfrentamiento y casi tres horas desde que se inició la marcha cuando los vehículos empezaron a transitar por las calles dando fin a la jornada violenta.

En Santa Cruz

Mientras tanto en Santa Cruz, los galenos continuaron con las movilizaciones. A diferencia de días anteriores cambiaron los bloqueos esporádicos por las marchas callejeras. En la capital cruceña, a la gran marcha de mandiles blancos se sumaron las juntas vecinales, la Federación Universitaria Local, la Federación de Profesionales y plataformas ciudadanas.

Puedes leer: La Iglesia insiste en diálogo tras una jornada de violencia y bloqueos

La marcha partió del hospital San Juan de Dios, pasó por las avenidas Cañoto y Busch, llegó al Cristo Redentor y concluyó en la plaza 24 de Septiembre. En el trayecto, transeúntes los aplaudían y conductores tocaban bocinas en señal de apoyo.  “Sigan adelante, no se rindan”, les gritó un conductor desde su vehículo, mientras que otras personas salieron del interior del Banco Bisa, de los cafés y restaurantes de la
Monseñor Rivero para aplaudir la marcha.

En la sede del Colegio Médico, la Sociedad Científica y los anestesiólogos informaron de que, por 24 horas, habían suspendido las cirugías. 

El Gobierno

Horas después de los enfrentamientos en La Paz el presidente  Morales reiteró que el Gobierno irá al diálogo con la condición de que los galenos levanten el paro. “No es posible que algunos médicos ya se sientan como confesos en temas de negligencia médica, cuestionar el art. 205 del código significa ser confesos en negligencia médica”, dijo Morales.

Para Evo, hay fines políticos en el paro médico, pues así lo dice  el informe del ministro de Gobierno, que indica que los movilizados están asesorados por políticos de la derecha para causar daños con diferentes artefactos y con “métodos norteamericanos”. 

El art. 205, según colegio de abogados de La Paz
El Colegio de Abogados de La Paz se reunió para analizar el artículo que rechazan los médicos y esta fue su conclusión:

1.Vulnera uno de los principios rectores de la justicia y el estado de derecho, que es la seguridad jurídica, a partir de una redacción “ambigua y en extremo amplia”, que genera discrecionalidad al momento de ser interpretada por parte de los operadores de justicia, sean fiscales o jueces.  
2.- Carece de taxatividad, que como principio constitucional toda norma penal debe contener, lo que implica la identificación concreta del sujeto activo del delito. Por esta situación "se vulnera el principio de legalidad, puesto que deja la tipificación no a la redacción del artículo 205, sino que la remite a protocolos, reglamentos y otros instrumentos infralegales que no tienen rango de ley develando así la inconstitucionalidad en la aplicación del artículo 205”.  

3.- La doble sanción determinada en el artículo 205, que incluye la reparación económica y la inhabilitación profesional, no goza de una claridad necesaria y obligatoria, atentando directamente contra el derecho al trabajo, haciendo evidente la inconstitucionalidad de este artículo.

4.- Recomienda la inaplicabilidad del artículo 205 del Código del Sistema Penal hasta que no pase por un riguroso control de constitucionalidad y convencionalidad realizado por el Tribunal Constitucional Plurinacional.