Escucha esta nota aquí

Los nervios, a una semana del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), aumentan en Chile y generan mensajes radicales como el del excomandante en jefe de la Armada de Chile Edmundo González, quien recibió críticas de la clase política por decir que si es que el veredicto por la demanda marítima obliga a su país a negociar una salida soberana al mar, una opción es usar la fuerza contra Bolivia.

“Sea cual sea el fallo de La Haya, Bolivia por mandato constitucional nunca renunciará a la salida al mar con soberanía. Entonces, mis queridos hermanos bolivianos, solo nos dejan dos caminos: 1) Renunciar al Tratado de Bogotá, por la razón. 2) O Aplicar la Fuerza. Ustedes decidan!!!”, escribió en su cuenta en Twitter.

La afirmación ocasionó respuestas inmediatas. El senador Ricardo Lagos Weber manifestó: “Yo, en este sentido, sería muy responsable. No generar siquiera un atisbo de debate en esta materia. El uso de la fuerza en un régimen democrático como el nuestro hay que tratarlo con mucha responsabilidad”.

Mientras que el también senador Iván Moreira dijo que “no corresponden declaraciones de esa naturaleza. Parece que el almirante en su retiro está muy dedicado a ver películas de ciencia ficción”, de acuerdo al reporte de El Dínamo.

El lunes 1 de octubre, a las 9:00, hora boliviana, se conocerá en el Palacio de la Paz el veredicto del litigio que se inició en 2013. El país pide un diálogo de buena fe a base de los compromisos incumplidos sobre un acceso soberano al océano Pacífico, mientras que Chile alega que todo ya fue zanjado por el Tratado de 1904.

La tendencia

En la última semana, la tendencia en el país vecino fue descalificar al presidente Evo Morales como interlocutor válido para llevar adelante las negociaciones.

El último en referirse al tema fue el exsecretario de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, quien afirmó que Morales es un hombre demasiado variable “para mantener un diálogo efectivo”.

“(Nosotros) llevamos diciendo hace años que conversemos, pero él presentó la demanda; que seis años y cinco meses después el tribunal termine diciendo que sería bueno que Chile y Bolivia conversaran, es una muy fuerte derrota para Evo Morales”, enfatizó.

Mientras tanto, ayer, el mandatario boliviano se reunió con todo el equipo de la demanda marítima en la ciudad estadounidense de Nueva York.