Escucha esta nota aquí

Una investigación realizada por la Universidad de Valencia, España, concluyó que el hecho de convivir a diario con una pareja es “la clave” para permanecer más sanos.

El estudio, que fue realizado a personas de entre 25 y 64 años para establecer el efecto del divorcio o la separación, reveló que las personas que no viven en pareja tienen peores niveles de salud y mayores posibilidades de sufrir ansiedad o depresión crónica que aquellas que conviven con otra.

“Las mujeres que no tienen pareja muestran una peor salud que los hombres con el mismo estado civil y situación de pareja, además de presentar más probabilidades de sufrir ansiedad y depresión crónica", indicó Carles Simó-Noguera, líder de la investigación, a la Revista Española de Investigaciones Sociológicas.

Además, Simó-Noguera mencionó que los varones separados o divorciados "tienen riesgos más graves de sufrir depresión crónica que el resto de hombres".

"La clave no está en el estado civil, sino que la encontramos en la interacción entre el estado civil y la situación de convivencia, por lo cual vivir con una nueva pareja después de la disolución del matrimonio preserva la salud de las personas implicadas", agregó el investigador.