Escucha esta nota aquí

La jueza cautelar Cinthia Delgadillo dispuso la reclusión preventiva de Elvira Parra y la detención domiciliaria de Marco Aramayo, ambos exdirectores del Fondo Indígena. Se halló responsabilidad en el daño económico de 71 millones de bolivianos en 153 proyectos de esa dependencia estatal.

Ambas exautoridades fueron aprehendidas el pasado lunes, cerca de la media noche, y fueron sometidas, este jueves, a una audiencia que duró más de cinco horas, a la que asistieron representantes del Ministerio de Desarrollo Rural y de las organizaciones sociales. 

La decisión judicial señala que Parra deberá seguir el proceso judicial desde el centro de orientación femenina de Obrajes, en la ciudad de La Paz, debido a que no se hala coincidencia entre su domicilio declarado en su cédula de identidad y dónde vive realmente.

Respecto a Aramayo deberá pagar una fianza de 55.000 bolivianos y comparecer cuántas veces sea convocado por el Ministerio Público, en lo que dura la investigación. 

"En ningún momento la Contraloría y la Fiscalía han demostrado que un centavo ha ido a la cuenta de la señora Elvira (Parra). Este informe irresponsable pone en tela de juicio muchas acciones que podrían llevarse de buena fe. El Contralor se ha equivocado", sostuvo Alejandro Nogales, abogado defensor de la implicada. 

Parra solicitó incluir dentro de la investigación a la ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Nemesia Achacollo, debido a que ella, según la versión, aprobaba mediante resoluciones la entrega de los recursos del Fondo Indígena.

Son dos causas las iniciadas por la Fiscalía: una referida a los 153 proyectos inexistentes y otra, que involucra a Daniel Zapata por una obra “fantasma” en la que se debía construir un criadero de cerdos en Beni, con un desembolso superior a los 600.000 bolivianos.