Escucha esta nota aquí

Como "un retroceso para los gobiernos progresistas" consideró el primer mandatario en ejercicio, Álvaro García Linera, la victoria del conservador Mauricio Macri en Argentina y aseguró que es una muestra de la polarización que existirá en el continente. 

"Está claro que la elección argentina marca un retroceso para los gobiernos progresistas y revolucionarios del continente, que protagonizaron un cambio por casi 13 años. Consideramos que es una de muchas batallas que hay que seguirlas dando", señaló en conferencia de prensa.

Conoce más: Morales saluda la victoria de Macri en Argentina

Explicó que "los procesos revolucionarios no son ascendentes, son por oleadas, avanzan, retroceden, pueden avanzar y hay momentos de mayor ascenso. El mundo es así", dijo a tiempo de sostener que la posición oficial del Gobierno fue la felicitación que realizó Evo Morales. 

Además, García Linera sacó tres lecciones del proceso electoral que concluyó en el vecino país: la importancia decisiva de los liderazgos, la importancia de la actividad económica para generar una estabilidad, justicia e igualdad, y que solamente hay dos alternativas, o el proceso continua desde el proceso o existe el retroceso.

Lee también: Evo anticipó "conflictos" si Macri vence en Argentina

Sostuvo que en el caso del país, existe un liderazgo consolidado por Evo Morales, la movilización de los movimientos sociales y un modelo económico exitoso. Manifestó que no se puede concebir el proceso sin esos elementos. 

"El continente se ha polarizado en dos únicas opciones, o continuidad de este proceso de cambio progresista o restauración neoliberal. Argentina ha develado la disyuntiva del continente en estos años que vienen por delante", finalizó.