Escucha esta nota aquí

La sospecha de que la Alcaldía cruceña puede estar usando recursos públicos para vigilar a sus críticos con objetivos políticos y a través de un programa de atención al vecino en redes sociales llegó ayer al punto de que un grupo de ciudadanos, que dicen ser objeto de dicho seguimiento, planteó por escrito una solicitud de informe dirigida al alcalde Percy Fernández a través de 10 preguntas.

Alentados por acusaciones en redes sociales, el exprefecto Carlos Hugo Molina, el ex concejal disidente Leonardo Roca y el activista Federico Morón, entre otros, redactaron un documento que fue introducido como trámite formal  al despacho del alcalde, “basados en el artículo 242, numeral 4 de la Constitución Política del Estado que usted ha jurado cumplir, así como en lo que manda la Ley 341 de Participación y Control Social”.

Pese al ruido y repercusión mediática de la medida, anunciada en rueda de prensa, la Alcaldía ayer no se pronunció respecto a su Programa de Comunicación Estratégica en TICs para la Atención al Vecino (Cetav). Esta vez ni siquiera quiso entrar en detalles Jorge Landívar, secretario de Comunicación y vocero del alcalde, que el domingo había pedido a quien acusa “ser  enfático y directo con pruebas y, especialmente, con nombres y apellidos de los que se supone hacen seguimiento”.  Landívar negó tener relación con el Cetav, de modo que “tampoco me corresponde entrometerme”, dijo.

“Nos alegra saber que nuestras opiniones son tomadas en cuenta de manera privilegiada, situación que sostenemos con responsabilidad, compromiso y buen genio, pero al mismo tiempo nos interesa saber el uso que usted, como máxima autoridad ejecutiva, da a este seguimiento”, dice la solicitud de informe al alcalde. Las 10 preguntas formuladas se refieren a la naturaleza del programa, cuándo se aprobó, de quién depende, quién lo dirige, dónde funciona, de qué presupuesto dispone, con qué criterios se hace seguimiento a personas en las redes y cuál es el uso final que hace la Alcaldía de esa información.

Una memoria institucional

Pese a la falta de respuesta del municipio, EL DEBER ayer accedió a una memoria de 2017 del Cetav que el municipio reparte entre medios de prensa e instituciones. En ella se precisa que dicho programa administra las 21 páginas de Facebook de las secretarías municipales, empresas desconcentradas y direcciones y que sus funciones son atender vía inbox las consultas de los vecinos, brindar información periódica sobre cada repartición y desarrollar información digital para la Alcaldía. Básicamente, un programa para el desarrollo de contenidos para Facebook y otros materiales web.

En sus anexos, la memoria 2017 señala que el Cetav funciona desde junio del año pasado y que su premisa es “apostar por un gobierno municipal abierto”.

En otro punto, el documento señala que “el Cetav realiza un monitoreo permanente de las redes sociales y genera alertas tempranas tanto para el gobierno municipal como para los vecinos”.