Escucha esta nota aquí

La guerrilla de las FARC propuso este domingo al gobierno de Colombia sellar un pacto para la búsqueda de desaparecidos en el conflicto armado interno, al cerrar un ciclo de negociaciones de paz en La Habana.

"Creemos que la Mesa de Conversaciones (de La Habana) debe pactar ya compromisos de desescalamiento que incluyan la búsqueda de las personas dadas por desaparecidas", dijo a la prensa el jefe negociador de las FARC, Iván Márquez.

El conflicto armado de medio siglo ha dejado unos 50.000 desaparecidos en Colombia, según la Fiscalía de ese país. Las autoridades iniciaron hace un mes la búsqueda de restos de desaparecidos en un vertedero de la ciudad norteña de Medellín.

Márquez lanzó esta propuesta al cierre de un ciclo de diálogos de paz, el 40º desde noviembre de 2012, que estuvo centrado en temas de justicia y la violencia de género como arma de guerra. Ambas partes retomarán las negociaciones el 10 de septiembre.

Lee más: FARC cesa el fuego en el aniversario de Colombia

Desde el 20 de julio rige una tregua unilateral de la guerrilla y el gobierno de Juan Manuel Santos suspendió seis días después los bombardeos a reductos rebeldes.

Hasta ahora las partes han cerrado tres de los seis puntos de la agenda. Además acordaron crear una Comisión de la Verdad e iniciaron un programa piloto de desminado.


Justicia y limpieza de minas

El tema de justicia es uno de los más complejos de la agenda, pues ambas partes se culpan mutuamente de ser los principales responsables de la violencia armada en Colombia, que ha dejado 220.000 muertos y seis millones de desplazados, según cifras oficiales.

Además, las FARC acusan al gobierno de intentar llevar a la cárcel a los guerrilleros después que se firme la paz, pero de hacer la vista gorda ante los crímenes cometidos por militares.

Márquez informó además que fue reanudado el programa piloto de desminado, a cargo de una ONG especializada de Noruega, suspendido tras la muerte de un militar que retiraba explosivos, el 15 de julio.

Las minas han dejado desde 1990 más de 11.000 víctimas, entre muertos y heridos. Colombia es el segundo país con mayor cantidad de víctimas por las minas, después de Afganistán.