Escucha esta nota aquí

Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Múnich Ludwig-Maximilian, luego del primer año de una relación amorosa la satisfacción sexual empieza a declinar hasta terminarse.

Los investigadores entrevistaron a 3.000 personas entre 25 y 41 años para que clasifiquen su vida sexual. Los resultados arrojaron que la mayoría consideraba que los momentos de mayor satisfacción se producían en los primeros doce meses de relación.

El estudio determina que la pérdida de la satisfacción no tiene que ver con algunos hechos como la existencia de hijos o la convivencia.

"No se encontró que tener hijos jugara un papel importante en la satisfacción sexual de la pareja. La investigación ha demostrado que la frecuencia sexual está fuertemente influenciada por la existencia y la edad de los niños", señala la autora del estudio Claudia Schmiedeber.

La frecuencia

La pérdida o disminución de la satisfacción sexual está ligada a los desacuerdos internos de los amantes respecto a la frecuencia de los encuentros íntimos.

"Muchas parejas admitieron que las disputas estaban ligadas estrechamente a una disminución de la actividad sexual", agregó Schmiedeber.