Escucha esta nota aquí

Al menos 20 reclusos murieron este domingo en bombardeos de las fuerzas de la coalición árabe contra una cárcel de la provincia de Al Baida, en el centro del Yemen, que supuestamente utilizaban los rebeldes hutíes como base de operaciones.

Otros 30 presos resultaron heridos en los ataques aéreos, dijeron testigos y fuentes médicas, que detallaron que el edificio estaba siendo utilizado por líderes hutíes como lugar de reuniones, almacén de armas y escondite de rehenes secuestrados.

El centro penitenciario acogía a unos 160 presos, según medios locales, de los cuales al menos 70 estaban condenados por asesinato, 50 por diferentes delitos y el resto fueron detenidos de forma arbitraria, sin cargos ni juicios.

Por otro lado, en Saná, residentes y testigos informaron de que la coalición, liderada por Arabia Saudí, lanzó más de una docena de ataques contra almacenes de armas en diferentes campamentos militares en el sur de la capital.

También bombardeó el palacio presidencial, ocupado por los rebeldes hutíes en septiembre de 2014 y también situado en el sur de la capital.

Desde que el pasado marzo la coalición irrumpió en el conflicto yemení para bombardear a los grupos opositores, en apoyo al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, ha lanzado ataques diarios en diferentes partes del país.

Según organizaciones humanitarias y datos de Naciones Unidas, la guerra civil de Yemen, que dura ya casi siete meses, se ha cobrado la vida de más de 4.900 ciudadanos, que ya afrontaban una dura crisis humanitaria.