Escucha esta nota aquí

El conservador Mauricio Macri, adalid de la economía de mercado, se consagró el domingo presidente de Argentina, al vencer en balotaje al candidato del gobierno peronista de centroizquierda, Daniel Scioli, y poner fin a doce años de kirchnerismo.

"Tanta emoción, tanta alegría, tanta esperanza. Yo no sé cómo describirles lo que estoy sintiendo..."Gracias por creer que juntos podemos construir una mejor Argentina"", dijo Macri en su primera intervención.   

El nuevo presidente repartió agradecimientos a su familia, colaboradores y amigos y avanzó poco su programa de gobierno. "Estamos en un cambio de época", dijo y enumeró el logro de la pobreza cero y la lucha contra el narcotráfico como sus prioridades.
Macri, un ingeniero de 56 años, gobernará cuatro años y en los primeros dos años estará forzado a establecer alianzas en el Congreso, donde el kircherismo tiene mayoría absoluta en el Senado y es la primera fuerza en Diputados.

El macrismo ha prometido liberar el mercado de cambios, impulsar la iniciativa privada como motor, reordenar el Estado, reanudar vínculos dañados con las grandes potencias desarrolladas y arreglar una deuda en litigio judicial con fondos especulativos en Nueva York.

"Esta va a ser una noche que no nos vamos a olvidar nunca", dijo la nueva figura política del partido de Macri, María Eugenia Vidal, gobernadora electa de la poderosa provincia de Buenos Aires, la más poblada.

"Felicito a Macri por su victoria", dijo Scioli al admitir su derrota.
Con el 67% de los votos escrutados, Macri obtenía 53,4% de los votos, frenta a 46,5% de Scioli.

En la sede de campaña de Macri el clima es de fiesta y euforia por el seguro triunfo de su alianza Cambiemos, forjada junto con los radicales de la UCR (socialdemócratas).
,

nn