Escucha esta nota aquí

En medio de gritos, quejas y mucho desorden ayer se reanudaron las visitas al interior de la cárcel de Palmasola. El miércoles la Policía intervino el penal, en el operativo siete reos murieron. En la requisa resultaron heridos varios policías y reclusos.  Por esta razón varios familiares, de los detenidos, montaron vigilia a las afueras del centro penitenciario exigiendo ver a sus parientes.

Inicialmente, se programó que el jueves los familiares de los privados de libertad puedan ingresar al penal. Pero ese día pocos lograron pasar el portón del recinto. Luego, las autoridades informaron que las visitas se normalizarán desde el sábado. 

Ayer varias personas comenzaron a hacer fila desde temprano. Incluso algunos indicaron que  durmieron a las afueras del centro penitenciario. 

Pero hubo demora en la apertura de las puertas de Palmasola. Esto ocasionó las quejas airadas de las personas que formaron una inmensa cola.  “! Queremos entrar ya ¡”, era el  grito de la mayoría. Incluso muchos denunciaron que algunos policías cobraban entre Bs 10 y Bs 50 para  facilitar el ingreso.

Otros familiares afirmaron que del interior del penal un grupo de reos exigió a su familiar $us 700 como pago por su seguridad. 

El caos se hizo incontrolable y la Policía tuvo que reforzar la seguridad  para ordenar a la gente que ingresó a las 10:45.

Sin embargo, se restringió el ingreso de algunas cosas como alimentos  enlatados, víveres, leche y frutos cítricos. Solo se podía introducir al recinto alimentos preparados y algunos implementos de higiene personal.

Entregan armas y drogas

El comandante departamental de la Policía, Alfonso Siles, informó ayer que internos de Palmasola entregaron armas, dinero, celulares y drogas, incautadas  de otros reclusos. Además, detalló que se detuvo a 28  reos que intentaron ocasionar desmanes.  

“Algunos reos quieren cumplir su condena en paz, incluso están estudiando. Esa gente estaba sometida y agobiada. Sacaron tres armas, eso me da esperanza de que quieren cambiar”, afirmó la autoridad policial.