Escucha esta nota aquí

Una investigación publicada este viernes por la revista científica The Lancet revela que en 2025 una quinta parte de la población mundial será obesa si la tasa de personas con sobrepeso sigue aumentando al ritmo actual.

El estudio, que analiza las tendencias a nivel global y regional del Índice de Masa Corporal (IMC) en adultos mayores de 18 años entre 1975 y 2014, concluyó que entre ambos años el número de personas con obesidad ha pasado de 105 millones a 641 en todo el mundo.

En concreto, la proporción de hombres obesos se ha triplicado al pasar del 3,2 % al 10,8 %, y la de mujeres se ha doblado del 6,4 % al 14,9 % en los últimos 39 años, al tiempo que la proporción de personas por debajo del peso recomendado retrocedió un tercio tanto en hombres (13,8 % a 8,8 %) como en mujeres (14,6 % a 9,7 %).

Con estos datos, The Lancet apunta que para 2025 el 18 % de los hombres y el 21 % de las mujeres serán obesos, y que más del 6 % de los varones y el 9 % de las mujeres serán diagnosticados de esta enfermedad en su modalidad severa.

Por países, en 2014, China era el que contaba con el número más elevado de personas con sobrepeso, con 43,2 millones de hombres y 46,4 millones de mujeres.

Por detrás del gigante asiático se encuentra Estados Unidos, con 41,7 millones de hombres y 46,4 millones de mujeres con obesidad.
Además, más de uno de cada cuatro hombres con obesidad severa y casi una de cada cinco mujeres con el mismo problema a nivel mundial viven en EEUU.

La investigación reveló que casi una quinta parte de los adultos obesos de todo el planeta (118 millones) habitan en solo seis países de habla inglesa con ingresos económicos elevados: Australia, Canadá, Irlanda, Nueva Zelanda, Reino Unido y Estados Unidos.

Uno de los autores del estudio, el profesor de la School of Public Health en el Imperial College de Londres Majid Ezzati, remarcó que en los "últimos cuarenta años se ha cambiado de un mundo donde prevalecía la gente que estaba por debajo del peso adecuado a un escenario donde hay más obesos".

"Se deben implantar de forma rápida nuevas políticas que frenen el aumento del peso y que incluyan un entrenamiento en el cuidado de la salud y en comer sano", explicó.