Escucha esta nota aquí

El sábado, a las 22:30, fue visto por sus parientes por última vez y ayer, a las 7:38 (hora de Bolivia), el empresario peruano Martín Belaunde Lossio cruzó el puente internacional de Desaguadero, en la frontera Bolivia-Perú, enmanillado, agotado y abucheado por sus paisanos. Así terminó la fuga del peruano más buscado en los últimos días, 153 horas y 38 minutos después.

La entrega a las autoridades peruanas tuvo sus bemoles, al margen de la nube de periodistas que acompañó el operativo, los comerciantes de la feria de viernes en Desaguadero y los propios pobladores del lugar, provocaron dolores de cabeza en el lado peruano después de que Belaunde cruzara el puente internacional.

El plan de entrega falló porque no tuvieron en cuenta que los viernes hay una actividad comercial en Desaguadero que paraliza las poblaciones de ambos lados e inunda las calles de puestos comerciales, lo que dificultó el traslado del exasesor del presidente peruano, Ollanta Humala.
El puente internacional es el único punto de acceso en la frontera y los comerciantes que cruzan desde la madrugada impedían colocar un dispositivo de seguridad de policías y militares.

Lo que estaba previsto para una operación de “cinco minutos”, al final duró casi 50 minutos desde el arribo de Belaunde, hasta su entrega; este se encontraba en el cuartel militar de Guaqui desde las 4:30 cuando llegaron de El Alto y recién atravesaron la última parte del tramo a las 6:00.

Evo Morales llegó en helicóptero a las 7:14 y en seguida fue a las oficinas de Migraciones, donde ofreció una rueda de prensa improvisada y reiteró que su Gobierno no protegerá a personas vinculadas a hechos de corrupción y lamentó que policías, jueces y abogados se hubieran prestado para ayudar a fugar al empresario.

A esa hora, la Policía de los dos países trataba de mantener el puente expedito, pero era imposible por las protestas de los comerciantes, quienes pedían a gritos despejar el paso porque se sentían perjudicados. La Policía abría el paso por cinco minutos y cerraba por otros cinco; el tránsito era incesante, nadie se daba por enterado del hecho internacional.

“Hasta luego y gracias”, dijo Martín Belaunde a Evo Morales antes de ser conducido por policías de su país hasta las oficinas de Migraciones en el lado peruano.

Fue en ese momento que la gente se desbordó y las seis unidades de policías que llegaron hasta el pueblo tuvieron que extremar esfuerzos y en el intento golpearon a los periodistas, fotógrafos y camarógrafos que habían llegado desde las 2:30 a Desaguadero, que se encuentra a 106 kilómetros de La Paz.

Después de casi 40 minutos y bajo una protesta cerrada de los viajeros que atraviesan por este punto, Belaunde salió escoltado por una decena de periodistas y transportado en una camioneta de la policía antimotines USE, de Perú.

Las autoridades peruanas que recibieron a Belaunde salieron antes en otra comitiva y encabezaba el grupo el procurador Joel Segura, quien dijo que llegaban al final de un largo camino que se había iniciado en mayo de este año.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, reveló que el peruano pidió comida porque hacía tres días que no ingería alimentos.

Se suman detenidos 

?1_
Tres personas, dos en Magdalena y uno en Trinidad, son los últimos detenidos del operativo que dio con la captura de Martín Belaunde.

2 _El abogado Freddy Vicovic, socio de Jorge Valda en Santa Cruz, también llegó a la Felcc de La Paz para declarar sobre su posible participación en esta evasión.

3 _El fiscal de distrito de La Paz dijo que serán investigadas las autoridades judiciales mencionadas en las imputaciones.

4 _La audiencia de Jorge Valda, María del Carmen Arista y Miguel Cortez fue suspendida nuevamente hasta hoy, a las 15:00

5 _Luego de un proceso abreviado, ayer Rodrigo Quispe fue sentenciado a tres años por ayudar en la fuga de Belaunde.