Escucha esta nota aquí

Turquía esta de luto este domingo por la muerte de 95 personas en el peor atentado de su historia, perpetrado en Ankara contra una manifestación pacifista y que hace temer por la estabilidad del país.

El primer ministro, Ahmet Davutoglu, declaró tres días de luto nacional, mientras siguen los interrogantes sobre quién y cómo perpetró el atentado, en el que resultaron heridas otras 246 personas, según el Gobierno.

De momento, nadie reivindicó la matanza y no hubo ninguna detención. Davutoglu dijo el sábado que hay "fuertes indicios" de que la doble explosión fuera obra de dos suicidas.

Cerca del lugar de las explosiones, miles de personas se manifestaron este domingo convocadas por los mismos sindicatos, ONG y partidos prokurdos que llamaron a la manifestación del sábado.

Los manifestantes acudieron a homenajear a las víctimas y a denunciar la responsabilidad del poder y del presidente Recep Tayyip Erdogan en el ataque, a gritos de "gobierno dimisión" y "Erdogan asesino".

En todo el país, las banderas ondeaban a media asta, y durante la jornada se espera que se celebren los primeros entierros.

"Una bomba en nuestros corazones", rezaba en portada el titular del diario Hurriyet este domingo.

La doble explosión de Ankara pone al máximo la tensión en el país, a tres semanas de las legislativas anticipadas del 1 de noviembre.

En éstas, el presidente Recep Tayyip Erdogan espera recuperar la iniciativa política tras haber perdido en los comicios de junio la mayoría absoluta de que gozaba en el Parlamento desde hacía 13 años.

Los comicios tendrán lugar tres meses después de reanudarse el conflicto armado entre las fuerzas turcas y los rebeldes kurdos, contra lo cual precisamente iban a manifestarse las víctimas del atentado de Ankara.

El presidente islamo-conservador Erdogan condenó el ataque y canceló una visita prevista a Turkmenistán, aunque desde el atentado no ha hablado todavía en público.

Tensión con los kurdos

Según las autoridades, 95 personas murieron y 246 resultaron heridas en la doble explosión, ocurrida a las 10:04 (hora local) ante la principal estación de trenes de Ankara.