Escucha esta nota aquí

Luego de que el empresario anunciara cerca del medio día de este martes que vendió su paquete accionario de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) por un valor de 300 millones de dólares a la firma peruana Holding Cemento S.A., parte del Grupo Gloria, las reacciones no se hicieron esperar.

La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, fue la primera autoridad del Gobierno en reaccionar frente a la millonaria venta de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce), al criticar la determinación de su mayor accionista, Samuel Doria Medina. 

"Venta de acciones de Soboce a holding peruano muestra que mientras Evo (Morales) lucha por la nacionalización, (Samuel) Doria Medina favorece la globalización", escribió la titular de Estado en su cuenta oficial en Twitter.

La ministra agregó, luego, otro comentario, haciendo especial énfasis en que los capitales peruanos, que adquirieron el 51 por ciento de las acciones de la empresa cementera, "pertenecen al Consorcio Cementero del Sur que acusó a Soboce, en 2014, de irregularidades".

El Grupo Gloria de Perú, que es dueña de Consorcio Cementero del Sur (que tenía el 47% de las acciones en la cementera) ahora dueño total de Soboce, denunció a la compañía en octubre ante la justicia ordinaria y la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Empresas (AEMP) por la comisión de irregularidades y abusos que vulneran el Código de Comercio boliviano y sus propios estatutos.

Al respecto, Doria Medina dijo hoy que "se queda en el país y los juicios se quedan en Soboce", en referencia a los más de siete procesos que le siguen la alcaldía de Sucre, la Gobernación de Chuquisaca, Fancesa, el Banco Central de Bolivia (BCB) y legisladores del oficialismo.  

Una de las dirigentes del Movimiento Al Socialismo (MAS), Leonilda Zurita, instó a las autoridades a investigar la venta de Soboce, debido a que existirían irregularidades por ganancias ilícitas.

"Creo que esa es la prueba clara de que han habido ganancias ilícitas, pero si tenía el control no debía vender a una empresa privada internacional. ¿Por qué estará vendiendo? Yo creo que hay que vender las ganancias ilícitas", declaró la dirigente.  

"Les hacía la guerra"

En horas de la noche, la ministra de Desarrollo Productivo, Teresa Morales, y el senador del Movimiento Al Socialismo, Isaac Ávalos, se sumaron a la carga de críticas que desde el oficialismo se dispensó contra el político de oposición y empresario.

La ministra Morales manifestó que Samuel Doria Medina vendió sus acciones por la "mala relación" que tenía con sus socios minoritarios del Perú. 

Al empresario "no le quedó otra alternativa" que vender su paquete mayoritario en la cementera, dijo Morales y aseguró que la venta se realizó después de que los accionistas peruanos fueran víctimas de “numerosos abusos y maltratos de parte del señor Doria Medina”.

Morales calificó como un “vía crucis” la situación que atravesó la empresa peruana después de que la empresa Chihuahua de México vendiera sus acciones en Soboce.

“Doria Medina se negó a reconocerlos y, hasta el día de hoy les ha hecho la guerra y, después de tener todas las de perder, ahora decide vender sus acciones”, dijo Morales.

Por su parte, el senador del Movimiento Al Socialismo, Isaac Ávalos, consideró que si bien Doria Medina tiene todo el derecho de hacer los negocios que quiera es muy extraño que haya vendido sus acciones en Soboce. “Esto huele a que se llevará su plata a otro país”, dijo Ávalos en declaraciones a la televisora Red Uno.

"Hacer lo que se le parezca"

En defensa de Doria Medina, salió el diputado electo de Unidad Demócrata Tomás Monasterio: “Cada quien tiene la libertad de poder hacer con su empresa lo que mejor le parezca”, manifestó y agregó que no cree que tras la venta haya una “intención de fugar o huir del país”, dijo el diputado a periodistas en Santa Cruz.

El diputado electo Tomás Monasterio le deseó suerte a Samuel en su carrera política, aunque coincidió con el senador masista en que al empresario lo persiguen los malos resultados electorales.

“Lo único que le recomendaría es que cambie su entorno político, sus operadores políticos, porque en la práctica no hemos visto un resultado positivo en la arena política hasta ahora”, afirmó.

Doria Medina dijo más temprano que no vendió sus acciones por temor al Gobierno y menos porque quiera irse del país, sino que centrará todos sus esfuerzos en su carrera política y como líder de la oposición.

“Si tuviera miedo a este Gobierno y sus arbitrariedades lo que haría sería retirarme de la política y no de los negocios”, dijo Samuel.


,

n