Escucha esta nota aquí

Lindsay Lohan se encuentra envuelta en una nueva polémica. La actriz recibió un golpe en la cara por acusar a unos refugiados sirios de ser traficantes de niños e intentar sacarles a sus dos hijos. El incidente transcurrió en Moscú (Rusia) el viernes por la noche, cuando la famosa salió de una discoteca y se encontró con la familia sentada sobre la acera de la calle.

Todo quedó registrado en una transmisión en vivo de Instagram de diez minutos que la intérprete compartió con sus más de 6 millones de seguidores. Al iniciar la grabación, Lohan se acercó a la familia para ofrecerles ayuda.

"¿Cómo los puedo ayudar? ¿qué necesitan?", les preguntó en un principio de manera amable, pero luego la situación se tornó violenta cuando intentó convencer a los menores de irse con ella a su hotel.

"No deberías estar durmiendo en el suelo. ¿Lo entiendes? Eres un niño bueno y eso no es justo", insistió la famosa.

Ante la situación, la familia se levantó y trató de alejarse de Lohan.

"Niños, están yendo en la dirección equivocada, mi vehículo está acá, vengan", se puede escuchar a Lohan gritarle a los menores que seguían el camino detrás de sus padres.

"Están traficando niños, de acá no me voy sin ustedes, ahora ya sé quienes son, no jodan conmigo", dice la intérprete enfurecida.

Lohan, que vivió en Dubai, empezó a gritar frases en árabe.

"Están arruinando la cultura arábica con lo que hacen. Ustedes se están llevando a estos niños", se la escucha gritar. "Estoy con ustedes. No se preocupen, el mundo entero está viendo esto ahora, caminaré hasta donde sea, me quedaré con ustedes no se preocupen".

El video llegó a  su fin cuando Lohan intentó agarrar a uno de los pequeños de la mano y la madre, cansada por la situación, le propinó un golpe en la cara.

Tras recibir el golpe, la intérprete empezó a llorar. "Estoy en shock, con mucho miedo", dice la empresaria, que fue criticada en las redes sociales por su comportamiento y por victimizarse en la complicada situación.