Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

Al menos 100 familias del municipio argentino de Aguas Blancas, en la frontera con Tarija, fueron damnificadas este miércoles luego de que fuertes vientos huracanados destruyeron tinglados y techos de las casas, según un informe de la Municipalidad de esa localidad. 

Las ráfagas de vientos, que superaron los 100 KM/h, provocaron también el corte de la energía eléctrica que se repone lentamente.

Según el reporte de la Municipalidad, el fenómeno natural arrancó el tinglado de las oficinas de Migración argentina, cerca del puente internacional que conecta con la ciudad de Bermejo.

A esto se sumaron la caída de postes de energía eléctrica y árboles, sin causar víctimas humanas y solamente se registraron daños materiales.
,

n