Escucha esta nota aquí

Cuando nos sentamos muchas veces nos sentimos más comodos cruzando las piernas, especialmente las mujeres, ¿pero es realmente más sano hacerlo?

Unos estudios revelan que este hábito puede tener una serie de consecuencias en la presión, las varices y los nervios. Revisa cada uno para ver qué realmente hay de cierto en estas teorías:

Los nervios

Si pasas demasiado rato en la misma postura, al final se te puede dormir la pierna o el pie. Esto es porque cruzar las piernas se puede ejercer presión sobre el nervio peroneo (situado detrás de la rodilla), lo que hace que tengas esa sensación  temporal en el cuerpo.

La presión

Cuando el médico te revisa la presión sanguínea, sule pedirte que apoyes el brazo en algún soporte y que estires las piernas, porque al cruzarlas se aumenta la presión sanguínea, lo que daría un análisis equivocado de la presión.

Si bien causa un aumento temporal de la presión sanguínea, no hay evidencias científicas que tenga consecuencias negativas a largo plazo.

Las varices


Las razones por las que algunas personas sufren de varices y otras no, todavía no están definidas.  Hay unas válvulas en los vasos sanguíneos que son diminutas y que evitan que la sangre fluya en la dirección equivocada, pero si esas válvulas se estrechan y debilitan, puede que la sangre se estanque, lo que causa esas venas más grandes y notorias que conocemos como "varices".

Si bien se sospecha que las causas son genéticas, los expertos recomiendan evitar pasar muchas horas con las piernas cruzadas cuando hay antecedentes de varices en tu familia.