Escucha esta nota aquí

La desaceleración se siente en el sector automotriz. La Cámara Automotor Boliviana (CAB) indicó de que al primer semestre de 2018 las importaciones de vehículos nuevos cayeron un 7,67%.

La caída, según el sector, se debe a la coyuntura económica que vive el país y al poco acceso que tienen los consumidores a créditos para la compra de vehículos. Esto motivó a las concesionarias a ofrecer crédito directo.

Ya hablando de cifras, en 2017 se importaron 24.358 vehículos nuevos. Para el mismo periodo de este año, la cifra decreció a 22.489 unidades, esto representa una caída del 7,67%, según las estadísticas oficiales.

“Son muchos elementos que hacen que no sea el mejor momento del sector automotor, pero seguiremos apostando. Estamos trabajando con el Estado y la banca para poder fomentar el consumo”, afirmó Erick Saavedra, presidente de la CAB.

El empresario, empero, dijo que el país tiene buen potencial, porque existen muchos vehículos antiguos que deben ser cambiados. “El 70% del parque automotor tiene más de 25 años”, dijo,

El contexto negativo también tocó a la importación de vehículos antiguos. Según los datos de la CAB, el ingreso bajó de 6.982 unidades en junio de 2017 a 5.418 para el mismo periodo de 2018, lo que representa un 22% menos.

Hasta fin de año, en vehículos cero kilómetro se espera que se importen 47.226 máquinas.

La proyección es un 11,2% inferior al año anterior cuando ingresaron al mercado 53.210 motorizados a estrenar.

Una muestra de la desaceleración son los resultados obtenidos en Expocruz. Sin dar cifras, Saavedra dijo que los resultados en intenciones de negocios y ventas no fueron los esperados.