El primer mandatario de Bolivia, Evo Morales, culpó a Estados Unidos (EEUU) de la caída del precio internacional de petróleo. Calificó el hecho como una conspiración para afectar económicamente a Venezuela y Rusia. 

"Cuando el imperio fracasa una conspiración política, viene una conspiración económica. No es casual esta rebaja del barril del petróleo, es una conspiración abierta, directa a Venezuela y Rusia, pero estamos con ellos", denunció el Presidente. 

Explicó que algo similar sucede con los denominados "fondos buitre" (capital de riesgo o fondo de inversión libre que invierten en una deuda pública). "No es casual los fondos buitre, es una agresión económica a Argentina".

Morales dijo que "los presidentes debatimos bastante y tenemos una orientación clara para enfrentar esta clase de agresiones económicas" y agradeció el respaldo que 11 países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) le dieron a la demanda marítima.