Escucha esta nota aquí

La alcaldesa de Santa Cruz, Desirée Bravo se declaró en huelga de hambre la noche de este miércoles en protesta por la decisión de la Policía de no intervenir el bloqueo de Normandía, comunicó la autoridad en declaraciones a EL DEBER.

La alcaldesa afirmó que ella se quedará frente al Comando de la Policía hasta que se atienda su pedido y se dé una solución a este problema que está afectando a toda la ciudad.

“Estaré aquí en huelga de hambre, pidiéndole al comandante que de una vez le demos solución a este tema, no podemos jugar con la salud de más de 2 millones de habitantes”, dijo Bravo.

La alcaldesa se reunió con su Gabinete para diseñar una propuesta de solución que será presentada a los vecinos del vertedero. La intención es que esta alternativa sea llevada a los bloqueadores por el comandante de la Policía, Elvis Antezana.

“Yo ayer estuve hasta las 9 de la noche (intentando destrabar el conflicto), ellos querían que yo vaya hoy a las 4 de la tarde, pero el compromiso era que levanten el bloqueo y nada. Esto se trata ya de un atentado contra la salud pública”, lamentó la autoridad municipal.

Piden trasladar el basural
?

Este miércoles se cumplió el tercer día desde que el ingreso al vertedero de Normandía se encuentra bloqueado por un grupo de personas que exigen al municipio el traslado del basurero a otro lugar.

Más temprano, Elvis Antezana, comandante de la Policía, dijo que no intervendrá porque  este conflicto no es policial, en ese sentido aguarda que la Alcaldía y los manifestantes puedan solucionar el problema a través del diálogo.

Mientras la protesta continúa, el servicio de recojo de basura se encuentra paralizado y la ciudad se empieza a llenar de residuos, en especial en los centros de abastecimiento.

El bloqueo podría afectar la minga que el municipio realiza para eliminar los criaderos de mosquitos vectores del dengue y de la fiebre de chikunguña.