Miles de peregrinos recorrieron anoche a pie los 20 kilómetros que distancian la capital cruceña de Cotoca, el santuario de la Virgen María, muy venerada por sus milagros.

Muchos feligreses comenzaron la caminata ayer por la mañana, esos que prefieren la calma antes que el tumulto. Otros, la mayoría, se volcaron en masa al santuario desde las 17:30, teniendo como punto de partida el cuarto anillo y la avenida Virgen de Cotoca, donde los organismos encargados de la seguridad reacondicionaron la doble vía para habilitar el carril izquierdo para los peregrinos de a pie y el derecho, de ida y de vuelta, para los vehículos livianos.

Consolidaron en el cordón de seguridad 200 policías de Tránsito, un número similar de gendarmes municipales de la Alcaldía cruceña, personal de la Gobernación y agentes de otras unidades policiales. No se registraron mayores hechos que hubieran perturbado la romería, aunque, como casi todos los años, en el tercer anillo (interno y externo) y Canal Cotoca hubo embotellamiento que exasperó a más de uno.  

Penitencias y agradecimiento
El reto de caminar 20 kilómetros es una de las penitencias de los que han prometido visitar a la Virgen a cambio de un milagro en sus vidas. Por eso se entiende que el que va a pie a donde la Mamita es porque debe pagar un trato entre él y la milagrosa madre de Jesucristo.

Muchos van en familia, otros lo hacen solos y bastantes en parejas. Algunos cargan con sus hijos y mascotas y hay otros, sobre todo mujeres, que llevan a cuestas la estatua de María. Unos caminan a un ritmo más acelerado que otros y por eso pueden arribar al santuario en poco más de tres horas. La mayoría avanza cinco kilómetros por hora, por lo que a ese paso tardan cuatro horas, extenuados y deshidratados.

A medio camino las hermanas Vanessa y Éricka Vall, con sus respectivos hijos, Carlos Antonio (11) y Tiago (2), llevaban una pequeña réplica de la Virgen sin signos aparentes de desgaste o cansancio; salieron a pie desde su barrio, 18 de Marzo, en la Villa Primero de Mayo. “Salimos a las 16:30 de nuestra casas para tratar de llegar como a las ocho de la noche. Es la tercera vez que venimos como una promesa para que la Virgen nos dé salud, el pan de cada día y trabajo”, manifestó Vanessa Valle.

El ambiente en la carretera se sentía caluroso pero en general lucía agradable, pues no había el implacable sol de otras romerías. Eso fue aprovechado por centenares de venteros de fruta, de refrescos, de comida rápida que improvisaron sus puestos en la vereda de la carretera; no se vio, al menos de forma flagrante, venta de alcohol. En el km 10 sentado en pleno asfalto se encontraba don Miguel, un hombre de 70 años, no vidente, que ejecutaba una pieza del acervo oriental para ganarse la caridad de la gente. Los acordes resultaban inaudibles por el bullicio del ambiente, pero importaba poco pues lo positivo eran las monedas que caían a su tarro.

En la recta final
En la entrada peatonal al santuario (calle Santa Cruz) los primeros en recibir a los visitantes son los mercaderes de lo más variado: ventas de comida, de juguetes, de ropa, de rosarios, de gafas, cosméticos, puestos móviles de tatuajes, bisutería barata e innumerables venteros ambulantes de velas.

En el ala derecha Yasmany Villca Cartagena (22) y su esposa, Treicy Vargas (20), compraron velas multicolores para prenderle a la Virgen, pero antes se tomaron un respiro para ablandar las entumecidas piernas por la caminata. Salieron a las 17:00 del barrio San Silvestre, zona de la
Virgen de Luján, con sus dos hijos pequeños, Nataniel (2) y Saily, de dos semanas de nacida, que recorrió el camino en su carrito. Además, los acompañó la mascota de la familia, Loba, una perrita de dos meses que parecía no haber sentido el trajín. “Sentí el cansancio recién cuando llegué a la iglesia. En el camino después de los 15 km mis piernas se movían automáticamente. Estaremos en una de las misas cumpliendo una promesa por algo que la Virgen me concretó y luego, como a las 23:00, nos volveremos a casa”, dijo él.

Otra que miraba con ternura a la Virgen María, primera en la fila interminable que se forma dentro del templo para adorarla, era doña Ramona Oliva, quien se hincó ante la estatua y besó una cinta celeste del atuendo de la Mamita. Luego salió al patio y contó que visita a la Virgen desde hace 40 años.

“Siempre le pido protección para mi familia. En esta ocasión vine a darle las gracias por la elección de mi hijo como magistrado del Tribunal Supremo de Justicia. He venido a rezarle para que me lo bendiga y lo dirija en su tarea como magistrado, que deberá asumir pronto”, manifestó doña Ramona refiriéndose a su hijo Olvis Égüez Oliva, de 37 años.

La misa de las 20:00 la celebró el padre Estanislao y el párroco Juan Carlos Huaygua dio cuenta de que anoche estuvo presente el sacerdote
Christopher Washington, encargado de negocios de la Nunciatura Apostólica de la Iglesia católica en La Paz.

Asimismo, celebró otra de las misas el monseñor Braulio Sáez, obispo auxiliar. Para hoy se tiene prevista la llegada en horas de la mañana del monseñor Sergio  Gualberti, arzobispo de Santa Cruz, quien celebrará la misa de las 8:00 y la eucaristía central marcada para las 10:00. A las 12:30, 16:00 y 19:00 habrá más misas de fiesta.

 En la jornada

Para brindar seguridad
Al menos cuatro carros bomberos, cuatro ambulancias y cuatro puntos de atención de emergencias, además de la vigilancia de efectivos policiales velaron por la seguridad. El helicóptero de la Policía rondó por el cielo cotoqueño un par de veces alrededor de las 21:00 como medida disuasiva para los delincuentes, puesto que en los alrededores de la circunvalación hubo cientos de vehículos estacionados. En la circunvalación se habilitaron decenas de garajes particulares a un precio de Bs 10 y Bs 15. La Policía no permitió el ingreso de los motorizados al centro de Cotoca.

Organización
Una de las vías de la ruta a Cotoca se cortó desde el cuarto anillo hasta las 06:00 de hoy, y a lo largo de ella, el Departamento de Emergencias Municipales (DEM) dispuso cuatro puntos para atender emergencias de salud a la altura de Fridosa, Montecristo, el puente Guapilo y la tranca.

Auto de buen gobierno
La Gobernación prohibió el expendio de alcohol en el trayecto hasta las 12:00 de hoy.