Ingresó en el complemento para darle un respiro a una selección que estaba agobiada por los embates de su rival. Leo Vaca tenía clara su tarea: aprovechar su velocidad por derecha y ser el primero que presione a una Corea que dominaba y que salía con comodidad.

Con su ingreso, el DT Eduardo Villegas cambió de extremo a Alejandro Chumacero para que ambos sean una alternativa en llegada, y Vaca, como era de esperarse, inquietó al rival. A los 59’ del duelo controló la pelota por derecha, amagó hacia adentro y sacó el zurdazo.

La buena intervención del arquero coreano que se lanzó hacia la izquierda, impidió que el balón traspasara su línea, sellándose así la mejor llegada de Bolivia ante una Corea del Sur que fue superior durante los 90. En realidad, ese remate y un cabezazo de Jusino, fue todo.

La segunda intervención para destacar de Leo fue sobre el final, cuando Bolivia ya perdía por 1-0. Heung-Mi Son, el capitán y referente de Corea que juega en el Tottenham inglés, arrancó por derecha a gran velocidad y el único que logró frenarlo con el cuerpo, fue Vaca.

Queda el partido ante Japón el próximo martes y es posible que Villegas apueste por él desde el inicio aprovechando su gran despliegue físico.