Escucha esta nota aquí

Desde que hace cinco meses DC Cómics anunció que el 4 de julio lanzaría un número especial sobre la boda de Batman y Catwoman, la expectación no hizo más que crecer, incluso pese al spoiler (adelanto) con el que el New York Times saltó sin querer a la escena, y por el que su autor tuvo que disculparse públicamente.

La productora de cómic había tratado con mucho cuidado todo lo referente a ese especial, el número 50, y a largo del año fue dando píldoras de información, jugando a la ambigüedad sobre los detalles de la historia. La boda era esperada desde que en el número 24, lanzado en junio de 2017, Bruce Wayne/Batman le propuso matrimonio a Selina Kyle/ Gatúbela.

Era el punto culminante del giro en el estilo del oscuro personaje que nació por obra de Bob Kane y Bill Finger hace casi 80 años (1939), y del que ahora se conocen muchos más detalles personales por la última etapa que se inició en 2016 con las historias escritas por Tom King, responsable también del número sobre la boda.

Un paso poco común
Esa etapa abrió la vía a la boda en un universo frío como el de los personajes de DC, mucho menos dado a los matrimonios que su competidor Marvel. La decisión de vida del vengador alado/millonario solterón solo tiene precedente en las uniones  de Superman y Louis Lane; Spiderman y Mary Jane; Sr. Fantástico y la Chica Invisible, y la de Ant-Man con Wasp.

Ahora les tocó Batman y Catwoman, con la publicitada unión que es portada del número especial con el diseño del español Mikel Janín, que se encarga de las portadas de personajes emblemáticos, como Superman, Linterna Verde o la Liga de la Justicia.

Entre las imágenes que DC lanzó antes de la boda estaba la del traje de novia de Gatúbela, un espectacular diseño en blanco y negro, el beso de ¿casados? de los dos superhéroes, y otra de Bruce Wayne con traje mientras se refleja como Batman en un espejo.

Hay hasta playlist nupcial

Se conoció también la heterogénea Batman Wedding Reception Playlist, seleccionada por cinco de los creadores del cómic: Tom King, Joëlle Jones, Mikel Janín, Tony Daniel y Mitch Gerads.

La nacionalidad de Janín quedó de manifiesto con la introducción de cinco temas de artistas españoles: Como un lobo, de Miguel Bosé; Y nos dieron las diez y Noches de boda, de Joaquín Sabina; Y, ¿si fuera ella?, de Alejandro Sanz, y Es por ti, de Cómplices.

La lista de reproducción incluye también temas como Holding Out for a Hero, de Bonnie Tyler; Marry You, de Bruno Mars; My Way, de Calvin Harris; The Girl is Mine, de Michael Jackson y Paul McCartney; Superman, de Taylor Swift; Jokerman, de Bob Dylan, o la versión que The Beatles hicieron en 1969 de Bésame mucho.

Es la música más apropiada, según los creadores, para acompañar una historia en la que Batman y Catwoman están acompañados de todos sus amigos y quizás, por algunos de sus peores enemigos.

“Que hable ahora o...”

El dossier de presentación del cómic presentado días antes de la fecha fijada para el casamiento terminaba con una imagen del archienemigo de Batman, el Guasón, bajo la frase “Si alguien tiene algún impedimento para que esta boda se celebre, que hable ahora o calle para siempre”.
Eran las pinceladas de un secretismo que duró todo el año y que estuvo en riesgo cuando el New York Times publicó un artículo que ya desde el título contaba lo que iba a pasar realmente.

Las reacciones de los fans no tardaron y su autor, George Gene Gustines, un periodista que escribe de cómics desde hace 20 años, tuvo que disculparse. “Debí haber pedido que el titular no contuviera spoilers”, reconoció el periodista. “Deberíamos pensar más para que el lector casual”, completó.

Incluso el diario decidió dar a sus lectores la posibilidad de que plantearan preguntas o quejas sobre el tema de lanzar spoilers o no.
El asunto causó revuelo entre los amantes del cómic pero no restó interés a la publicación del número especial de DC sobre el ‘Batrimonio’ del siglo.

Tango de a dos

Opuestos se atraen. Aunque en lados diferentes de la justicia, Batman y Gatúbela vienen de situaciones similares, ambos crecieron sin una familia.

En esencia, lo mismo. Al tener ambos una doble vida e identidades secretas, les resultó fácil desenmascarar sus identidades secretas y vivir un romance sin antifaces.

Él cree en ella. Allí donde otros superhéroes ven a una simple ladrona, Batman sigue dándole oportunidades debido a que en el fondo, él cree que ella es una buena persona