Escucha esta nota aquí

248 familias que quedaron afectadas por la inundación provocada por la crecida del río Acre regresaron a sus hogares en la ciudad de Cobija, informó este jueves el viceministro de Defensa Civil, Óscar Cabrera.

"Ya han retornado hasta el momento más de 248 familias a sus viviendas", precisó Cabrera y anunció que un equipo del Centro Operativo de Emergencia (COE) identificará viviendas que definitivamente no serán habilitadas.

Cabrera, en entrevista con la radio estatal Patria Nueva, indicó que tras una reunión con las autoridades de esa región, se determinó liberar a, al menos, 10 unidades educativas de 22 que se encontraban habilitadas como albergues.

"Quedarían solamente cuatro albergues que se van a concentrar en coliseos y van a liberar a 10 unidades educativas para que los alumnos vuelvan a clases", explicó.

Siguen los trabajos de limpieza

El gobernador del departamento de Pando, Edgar Polanko, informó el jueves que otro avión Hércules llegó a la ciudad de Cobija, pasado el mediodía, con ayuda humanitaria e insumos de limpieza.

Polanko indicó que en Cobija se iniciaron los trabajos de rehabilitación y limpieza de viviendas y calles, tras la disminución del caudal del río Acre.

Además la Gobernación adquirió al menos 100 colchones, botas y un equipo para bombeo de agua, insumos que fueron transportados en esa nave junto a la ayuda humanitaria.

"Vamos a usar esta bomba para proteger la plaza principal de Porvenir y para hacer movimientos de tierra", dijo e informó que ese equipo será administrado por el Servicio Departamental de Caminos (Sedcam).