Escucha esta nota aquí

Durante toda la jornada de hoy helicópteros han sobrevolado el techo del mundo en busca de supervivientes.

Los equipos de rescate evacuaron hoy a 32 personas del Everest, tras las avalanchas provocadas por un terremoto de 7,8 grados en Nepal que han causado 22 muertos, 217 desaparecidos y un número indeterminado de atrapados en la montaña más alta del mundo.

Un seísmo de 7,8 grados en la escala de Richter sacudió ayer el valle central de Nepal, provocando la muerte de 2.357 personas y heridas a 6.237, y dejando viviendas destruidas, carreteras destrozadas y las telecomunicaciones y conexiones eléctricas muy dañadas en esa zona.

El movimiento telúrico causó varias avalanchas en el Everest que enterraron parte del campamento base donde se encontraban 1.000 escaladores y guías, entre ellos 400 extranjeros, que se preparaban para el ascenso en pleno comienzo de la temporada de escalada, de acuerdo con el Ministerio nepalí de Turismo.

El secretario adjunto de Turismo, Suresh Acharya, indicó, según los medios locales, que 32 personas han sido rescatadas en esa región y 29 están siendo tratados en el hospital en la localidad de Lukla, cercana al Everest.

Fuentes de ese Ministerio indicaron hoy que hay al menos 51 heridos, 41 de ellos en estado grave.

A media mañana de hoy un nuevo seísmo de 6,7 grados en la escala de Richter volvió a aterrorizar a los nepalíes y provocó nuevas avalanchas en el Everest, aunque sin consecuencias graves.

"Replica a la 1 p.m. Horrible en el campamento 1. Avalanchas en tres lugares. C1 una pequeña isla", tuiteó desde la montaña el alpinista Daniel Mazur.

Desde el campamento base, el montañero Alex Gavan avisó también de los nuevos aludes y horas más tarde escribió en Twitter: "Ahora las cosas están más tranquilas pero grandes zonas del campamento base parecen que han pasado por una explosión nuclear. Hay una gran incertidumbre entre las personas".

Según, Gavan tras el rescate por la mañana de los escaladores heridos todavía quedaban más de cien en el campamento 1.

Entre ellos se espera encontrar a los españoles Javier Camacho y Ricardo Fernández, que están en el campo base del Everest.

"Estamos asustados pues los rumores sobre posibles nuevos temblores no cesan. Estamos esperando que nos saquen en helicóptero, pero si no es posible salir por ese medio tenemos la intención de ir caminando hasta Lukla", donde hay un pequeño aeropuerto, dijo telefónicamente a Efe el fotógrafo y montañero Javier Camacho.

A Camacho, miembro de la Asociación Española de Fotógrafos de la Naturaleza (AEFONA), y a su compañero de escalada, Ricardo Fernández, los sorprendió el terremoto en el campo base del Everest, desde donde tenían la intención de afrontar la ascensión del Lhotse, el cuarto pico más alto del mundo, sin ayuda de oxígeno ni sherpa.

Este es el terremoto de mayor intensidad en casi 80 años en el país del Himalaya y el peor que ha vivido la región en una década, desde que en 2005 un movimiento telúrico causara una tragedia de grandes proporciones en Cachemira, con un balance de más de 84.000 muertos.