Escucha esta nota aquí

El Gobierno decidió no prestarse al juego del exdictador Luis García Meza sobre el paradero de los restos del líder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz. El exmilitar "montó toda una estrategia" hasta llegar a denunciar ser víctima de amenazas de muerte. 

"Creo que García Meza está jugando y su abogado también está jugando (...) Creo que mientras él no esté dispuesto a dar una señal de arrepentimiento verdadero de que conoce el lugar donde estarían enterrados los restos de Marcelo, es poco probable que se le pueda tomar en serio", afirmó el ministro de Gobierno, Hugo Moldiz.

Este jueves, Frank Campero, abogado del exdictador, reveló que su defendido es víctima de amenazas de muerte para no revelar el lugar donde fue sepultado Quiroga Santa Cruz. En la víspera dijo a EL DEBER que tres personas, dos civiles y un militar, están involucrados directamente en la desaparición del líder. 

Sin embargo, Moldiz señaló que "tiene las garantías como todo el mundo, no tenemos indicios que esté siendo amenazado por nadie. Parece que solo aspira el exdictador nada más a lavar su cara ante el país, situación ciertamente a la que no nos prestaremos".

En una entrevista, García Meza dijo que el cuerpo del exlíder del Partido Socialista 1 (PS-1) se encuentra enterrado en la hacienda del desaparecido y también exdictador Hugo Banzer Suárez. Incluso llegó a pedir una reunión con Evo Morales.