Escucha esta nota aquí

Cerca de un centenar de efectivos policiales desbloquearon el ingreso al vertedero municipal de Normandía la madrugada de este viernes y los vecinos que cortaban la ruta para pedir el traslado del botadero amenazan con retomar las medidas de presión.

"En horas de la mañana se decidió abrir el tráfico vehicular en el lugar para que todos los camiones trasladen toda la basura, el día de ayer persistía el diálogo y anoche se procedió al desbloqueo", dijo el comandante de la Policía, coronel Elvis Antezana.

La alcaldesa Desirée Bravo decidió levantar la huelga que inició el miércoles en la noche con la finalidad de presionar  a la Policía para que desaloje a los manifestantes, que obstruían el paso al vertedero de los camiones que recogen la basura de la ciudad.

"Quiero agradecer a los vecinos y a los gremiales que se sacrificaron con la vigilia y soportaron la basura fuera de su casa. Pedimos disculpas y este Gobierno municipal va a trabajar para que la ciudad este limpia", dijo en el canal Unitel.

El contingente policial mantienen vigilado el ingreso a Normandía a fin de evitar que los manifestantes vuelvan a bloquear el ingreso.

El representante de los vecinos que bloquearon el ingreso a Normandía, Alfredo Encinas, explicó que conversaron el jueves con el coronel Antezana, quien solicito dejar pasar 50 camiones con basura y acusó a la alcaldesa Bravo por atentar contra la salud de los vecinos.

"La Alcaldía es la culpable de cualquier atropello. Hubo violencia en el desalojo, fue una sorpresa, supe que hay cinco detenidos pero voy a verificar. Ya iniciamos acciones legales contra la alcaldesa en el Tribunal Agroambiental en Sucre", afirmó. 

Encinas dijo que seguirán presionando con una huelga de hambre, crucifixiones y la retoma del bloqueo.