Escucha esta nota aquí

Tres de los cuatro dirigentes campesinos acusados de malversar fondos del ex-Fondo Indígena señalaron al senador del MAS Jorge Choque, quien se encuentra en libertad con medidas sustitutivas, de obligarlos a firmar acuerdos que permitieron el desembolso de 985.000 bolivianos para un proyecto inexistente.

Carlos Callizaya, quien fue trasladado a celdas judiciales, ayer, dijo que Jorge Choque le contactó solo para la firma de un documento que avalaba el proyecto de semilla y forraje, y que nunca él vio dinero alguno o recibió montos. “Tengo los descargos de las entregas que hice, no era mucho; cómo nos traen desde el campo, nosotros no hemos hecho nada”, dijo en medio del forcejeo con los agentes judiciales.

Roly Gabriel Córdoba alcanzó a explicar que el senador Jorge Choque mandó a sus técnicos cuando este se desempeñaba como autoridad comunal y le exigió la firma del documento para tramitar los desembolsos y dijo que él nunca manejó dinero.

“Hay que firmar estos convenios, nos decían y nos han hecho firmar, pero nosotros no hemos visto nada porque nuestra gestión empezó el 1 de enero de 2010 y terminó el 31 de diciembre de ese año, entonces son otras autoridades las responsables”, dijo.

La esposa de Callizaya, en medio de sollozos, dijo que todo el problema fue a causa de la firma de documentos y que el exdirigente y ahora senador del MAS Jorge Choque obligaba a los “subcentrales”.

Los cuatro dirigentes enfrentan las acusaciones de incumplimiento de contratos y enriquecimiento ilícito a particulares con afectación al Estado, aunque su abogado Antonio Condori planteó mecanismos de defensa, los mismos no prosperaron y ahora deben ir a audiencia cautelar para definir su situación, mientras, fuera de juzgados, espera la familia