Escucha esta nota aquí

Estas 4 personas tienen algo en común además de sus enormes fortunas: se hicieron millonarios gracias a una mezcla de ingenio y suerte.

¿Comprarías una piedra? Aunque no lo creas, uno de ellos se hizo rico vendiendo piedras. Mira estas 4 sorprendentes historias que fueron publicadas en la BBC Mundo:

1. Un dominio de internet cuando pocos apostaban por él

Chris Clarl pagó 20 dólares por el dominio "pizza.com" el año 1994 sin sospechar si quiera que catorce años después lo vendería en ¡2,6 millones de dólares!. 

De lo único que Clark se lamenta, según la BBC Mundo, es de no haber comprado más dominios en la década de los 90. ¿Existirá alguno de ese estilo que quede libre?
,

Pizza
,

2. Imitar los huesos de pollo

En Estados Unidos hay la tradición de usar el hueso en forma de V del pollo o pavo para pedir un deseo. Se trata de agarrarlo de cada punta antes de partirlo.

Ken Ahroni, en 1999, lamentó en una cena de Acción de Gracias que solo haya un hueso y no todos los comensales pudieran jugar. De esa noche nació la idea de crear Lucky Break Wishbone, una empresa que fabrica imitaciones del hueso en plástico para que nadie se pierda la tradición.

dedicada a crear versiones de plástico que pueden distribuirse a todos. La compañía alcanzó el millón de dólares en poco tiempo aunque luego se vio afectada por una serie de conflictos legales por derechos de autor.,

Patas de pollo
,

3. La mascota perfecta

Luego de conversar sobre sus amigos, en los años 70, sobre lo difícil que era tener "una mascota perfecta", Gary Dahl dijo bromeando que la que el tenía era una piedra.

Poco tiempo después se hizo rico vendiendo piedras como mascotas. Les ponía una caja, un libro de instrucciones y la piedra por 4 dólares cada una. Entre 1975 y 1976 vendió más de 1 millón de "mascotas perfectas". Dahl pasó la historia como "el hombre que se hizo millonario vendiendo piedras"
,

piedras
,

1. El negocio del píxel 

Alex Tew creó una página web llamada "The Million Dollar Homepage", una página que ofrecía píxeles -puntos en la imagen- para publicidad de empresas.

El objetivo era que vender píxeles para colocar publicidad y que al hacer click en uno, te dirija a la página de la empresa. Cada píxel costaba 1 dólar y la venta mínima era de 100. La página se hizo popular rápidamente y a 4 meses de su lanzamiento, Tew subastó los últimos píxeles en un portal digital.

,
píxels