Escucha esta nota aquí

La firma suiza Glencore Finance interpuso una demanda de arbitraje internacional contra Bolivia, por las nacionalizaciones del complejo metalúrgico Vinto y la minia Colquiri, y le exige un pago de 675,7 millones de dólares.

A ello se suma también la apropiación de 161 toneladas de concentrados de estaño, producción que se encontraba almacenada temporalmente y no era parte del inventario de la fundición, según publica el diario Página Siete.

Por su parte, la Procuraduría General del Estado explicó que la demanda de Glencore, fechada el 15 de agosto, se basa en informes periciales arbitrariamente “inflados y de carácter especulativo” y aseguró que está finalizando su Memorial de Contestación y objeciones a la jurisdicción del tribunal arbitral que presentará el 18 de diciembre.

En el marco del arbitraje internacional iniciado por la empresa Glencore Plc. ante la Corte Permanente de Arbitraje en La Haya por tres activos: las plantas de fundición de estaño (febrero, 2007) y antimonio (mayo, 2010) en Vinto y el Centro Minero de Colquiri (junio, 2012). 

Según un boletín institucional, la Procuraduría recordó que tres activos (las plantas de fundición de estaño, de antimonio, en Vinto y el Centro Minero de Colquiri) fueron enajenados ilícitamente a fines de los noventa, por el Gobierno de Hugo Banzer Suárez, y traspasados a compañías mineras de propiedad del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada (COMSUR), señala la agencia oficial ABI.