Escucha esta nota aquí

El serbio Novak Djokovic se acostó faltándole solo un set para alcanzar por quinta vez la final de Wimbledon, tras dominar al español Rafael Nadal por 6-4, 3-6 y 7-6 (9) después de dos horas y 53 minutos en la segunda semifinal, aplazada para hoy, mientras que el surafricano Kevin Anderson espera ya, dispuesto para luchar por el título.

El encuentro se reanudará hoy a las 9:00 (hb), antes de la final femenina y lo que queda por decidir es si se disputará con el techo cubierto, como estuvo ayer, y seguramente querrá Djokovic, o abierto porque el torneo es al aire libre. Los jugadores tienen que ponerse de acuerdo, y si no llegan a un consenso, continuará cerrado.

En el desempate del tercer set, Nadal levantó un 5-3 adverso para disponer luego de tres oportunidades de hacerse con este juego corto, pero las desaprovechó. Djokovic lo hizo suyo a la segunda ocasión, y en la primera que tuvo su servicio para confirmarla.

 El saque de Djokovic, con 13 directos, fue clave en este primer asalto de semifinal. El serbio hizo 42 golpes ganadores, por 39 del español. Los dos se rompieron el saque en dos ocasiones, y acabaron con igualdad de puntos ganados: 107 por bando.

Ya en la final se encuentra esperando el surafricano Kevin Anderson, que derrotó en un agónico partido al estadounidense John Isner, por 7-6 (6), 6-7 (5), 6-7 (9), 6-4 y 26-24 en seis horas y 36 minutos para alcanzar la última instancia de Wimbledon por primera vez, la segunda del Grand Slam en su carrera.

Acuerdo con los vecinos
El acuerdo que existe entre el All England Club y los residentes de los barrios contiguos a estas instalaciones de Southfields y Wimbledon Village, de acabar la jornada sobre las 11 de la noche hora local, impidió que el partido entre Nadal y Djokovic finalizara, después de una larga espera por el encuentro anterior.

Con el techo cerrado, la humedad se notó de inmediato y la camiseta de Nadal se empapó rápidamente. La hierba de la pista también, y todo eso se unió para favorecer el gran juego de Djokovic, sobre todo de revés, eléctrico e incisivo, que en el séptimo juego del partido rompió al de Manacor para sentenciar luego el set en 47 minutos.

Tags