Escucha esta nota aquí

Marcelo Martins se entrena desde ayer bajo el mando del seleccionador nacional César Farías, que lo tendrá en cuenta para los amistosos ante Birmania e Irán, la próxima semana. El ‘Matador’ no la ha pasado bien este semestre porque no juega en el Wuhan Zall (China), que no lo habilitó y lo dejó varado. Confía en que la selección lo volverá a catapultar como lo hizo en 2011, cuando le anotó un golazo a Argentina. Martins, en un mano a mano con DIEZ.

–¿Cómo es que estás entrenado en The Strongest?

Es gracias a César Farías (técnico de la selección y del Tigre) y al club The Strongest, que me abren las puertas para que pueda mantenerme con estado físico hasta que lleguen todos los convocados para los dos amistosos.

Es la primera vez que voy a trabajar en un plantel de La Paz. Hablé con mi club (Wuhan Zall, de China) para que me puedan dejar venir con tiempo para estar a disposición de Farías.

–¿Habló de esto con vos el DT?

Sí. Me dijo que pondrá a los chicos (en los amistosos) para poder conocerlos, les dará continuidad, y eso es entendible desde mi punto de vista, porque uno que lleva muchos partidos en la selección sabe que eso es necesario para los que vienen por detrás. Le dije que estoy a disposición para la selección, como titular o como suplente. Me dejó en claro que me conoce bien y conoce mi juego, así que hay que respetar lo que decida. No me siento con el puesto asegurado, más al contrario, voy a luchar con mi fútbol para ganarme un lugar, como siempre lo he hecho.

Nadie quiere ser suplente, todos buscan ser titulares, pero tenemos que respetar la decisión del entrenador, porque es el que decide. Pero como grupo y compañeros siempre hay que apoyar a los once que ingresen, ya que no pueden estar todos.

–¿Cómo te sentiste ante Arabia Saudita (fue suplente)?

Fue una sensación extraña, muy rara, porque no me suele pasar, pero lo entiendo porque el cuerpo técnico quiere formar un nuevo grupo y pienso que está en el camino correcto. Farías debe observar a jugadores para ver si le van a responder más adelante cuando haya partidos oficiales, cuando se compita por puntos importantes, como la Copa América o las eliminatorias.

–¿Qué te dejó esa primera convocatoria de Farías?

Lo que me llamó la atención fue la claridad con la que dijo algunas cosas, por ejemplo que quiere tener nuevos jugadores, formar una buena selección y que busca eliminar esa mentalidad del futbolista boliviano en el sentido de que es muy tímido. Eso siempre lo repite y estoy de acuerdo con él porque es la verdad, hay que cambiar la mentalidad. Está convencido de que podemos jugar de igual a igual contra cualquier selección, no solamente en la altura, donde sea. Debemos sacarnos esa timidez para soñar en grande.

–¿La selección actual tiene jugadores de nivel?

Es prematuro hablar sobre jugadores que puedan aportar en una Copa América o en las eliminatorias, pero si no se le da la oportunidad a los jóvenes, nunca se los va a descubrir. Por eso creo que estos amistosos son para que se vayan soltando y perdiendo la timidez, tienen que ganar confianza.

–¿Cuán importante es llegar a la Copa América de Brasil, tu segunda casa?

Todos queremos estar en la Copa y si llego a jugar sería mi tercer torneo de selecciones. De ya, me siento muy orgulloso porque me siguen tomando en cuenta en la Verde. Estoy pensando en la Copa, tengo que mejorar en la parte física y técnica para estar muy bien, por eso estoy analizando volver al fútbol brasileño para estar en un buen nivel y así aportar a la selección. La Copa América de Brasil es especial para mí.

–¿Este semestre es uno de los peores de tu carrera?

Es muy difícil asimilarlo (no fue habilitado por el Wuhan) porque un año sos el ídolo, el goleador del campeonato, y al otro jugás muy poco y por el cupo de extranjeros te quedás sin jugar y simplemente tenés que entrenar. Eso es triste, es como si te estuvieran cortando las piernas, porque para un jugador no jugar es frustrante.

Pero igual, a pesar de la adversidad, no pierdo la ilusión de volver a jugar en un alto nivel, a eso apunto el próximo año.

–¿No estabas bien en el partido ante Arabia?

No, porque estoy preparado para jugar algunos minutos si el entrenador lo decide, como titular o como suplente. Físicamente no estoy al cien por cien, pero siempre dejaré todo dentro de la cancha.

–¿Hay ansiedad por ser el goleador de la selección?

No estoy ansioso, sé que será algo que se va a dar de manera natural con la ayuda de los compañeros. Por ahora, no estoy pensando en ese tema, solo quiero apoyar desde donde me toque, obviamente que si marco goles será muy bueno para mí y para la selección, que es lo más importante.

–¿Creés que podés ser titular en los dos amistosos?

Estoy intentando dejar todo para ponerme en forma, ahora no estoy al cien por cien físicamente. Sé que el entrenador quiere contar con la experiencia para los partidos que serán en Asia y yo conozco bien a los rivales, por eso sé que puedo aportar. Por la selección uno se motiva y quiere estar, pero soy sincero a la hora de decir cómo me encuentro.

–¿La selección sigue siendo una vitrina?

Seguro que sí. La selección puede cambiar tu vida, tu contrato, tu futuro. Es lo máximo para un jugador, no importa cuál selección sea, es la máxima vitrina porque todo el mundo te ve.

–¿Vos lo experimentaste?

Estaba en el Shakhtar y fui convocado a la selección para jugar contra Argentina (en 2011), por las eliminatorias. En este partido necesitaba marcar porque le estaba debiendo al hincha nacional un gol y me fue muy bien, hice un golazo contra la Albiceleste. El director deportivo de Gremio me dice, cuando estaba firmando para ese club, que me contrataban por el gol que le anoté a Argentina, ya que era una evidencia de mi fútbol y mucho más ante un rival poderoso, así que no tuve que mostrar más nada. Fue decisivo para cambiar mi futuro.

A mí me cambió la vida y me dio un gran contrato con Gremio, un club que me gusta mucho. Así que la selección puede cambiar la vida de cualquiera.

–Llevas más de 10 años jugando con la Verde, ¿cómo hay que sacarle ventaja a la altura?

Tenemos que estar bien físicamente. En mi caso, me doy cuenta que cuando estoy en ese aspecto las cosas salen muy bien en la altura, me afecta poco. Si todos estamos bien, vamos a pasar por encima a cualquier rival.

–¿Serán más complicadas las eliminatorias para Catar 2022?

Todos los países tienen la ilusión. Los que se clasificaron quieren seguir yendo, ahora se sumó Perú y en el próximo Mundial nosotros tenemos que estar, hay que saber el camino a seguir. Teniendo muchos partidos se descubrirá a los que están para la selección.

–¿Hasta cuándo te ves en la selección?

Siempre que me convoquen y esté apto, voy a estar en la selección. Siempre he estado, siendo goleador de la Libertadores, siendo campeón y mejor jugador de Brasil o no estando en buen momento, siempre dije presente. Cualquiera sea mi momento, voy a estar en la selección; jamás me esconderé.

Las cifras

16. Son los goles que ha marcado Marcelo Martins vistiendo la camiseta de la selección nacional. Está a cuatro de alcanzar al máximo anotador de la historia de la Verde, Joaquín Botero.

3. Es la cantidad de eliminatorias que ha jugado el ‘Matador’ con la selección. La primera fue para el Mundial de Sudáfrica 2010, luego estuvo en las de Brasil 2014 y hasta el año pasado disputó las de Rusia 2018.