Escucha esta nota aquí

Especialistas de la universidad chilena Andrés Bello elaboró un listado de las diez recomendaciones que te ayudarán a evitar que tu hijo tenga obesidad. Los "tips" fueron publicadas por el diario chileno 24 horas.

1. Lactancia materna previene la obesidad
Los niños alimentados con lactancia materna exclusiva presentan inicialmente un crecimiento mayor que los niños alimentados con fórmula, y después de los cuatro a seis meses se produce un freno fisiológico en la velocidad de crecimiento.

2. Organizar los horarios de lactancia
Existen lactantes con conducta alimentaria voraz, en esos casos se recomienda insistir en organizar horarios de lactancia materna y de evitar los excesos innecesarios. Se recomienda una frecuencia aproximadamente cada tres a cuatro horas, con una duración de 20 minutos cada vez.

3. Identificar los tipos de llanto 
Los padres deben aprender a identificar que la señal de llanto en el lactante no siempre traduce hambre, puede indicar necesidad de apego, sensación de frío o calor, necesidad de muda, cólicos, flatulencia, sueño u otras causas.

4. Demorar la introducción de alimentos sólidos 
Vigilar especialmente la introducción de sólidos, insistiendo en el uso de preparados de densidad energética y porciones, adecuadas.

5. Incorporación gradual de mezclas de alimentos 
Para los niños alimentados con lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses, corresponde a esta edad incorporar su primera comida, el almuerzo, para que a los 8 meses continúe con la segunda comida, la cena. Para ello se sugiere incorporación gradual de mezclas de alimentos no lácteos que incluya uno nuevo por vez en forma progresiva de modo que permita al niño incorporar nuevos sabores.

6. Alimentación variada
Selección de alimentos de diferentes tipos para ampliar la gama de colores, sabores, olores, textura y consistencia.

7. Evita los condimentos 
Preparación de los alimentos sin adición de sal, azúcar, ni saborizantes salados o dulces.

8. Previene la ansiedad por el hambre desde pequeño 
Establecer un ritmo horario de alimentación evitando que el hambre le provoque ansiedad e inquietud, considerar la flexibilización de horarios de acuerdo a las necesidades del niño/a, promoviendo cuatro alimentaciones diarias en el mayor de un año (desayuno, almuerzo, once y cena) y eventualmente una colación de lácteos de bajo contenido graso y/o frutas en el menor de dos años.

9. El entorno tranquilo es importante a la hora de comer
Otorgar alimentación en un entorno agradable y tranquilo, con la técnica adecuada y óptimas condiciones de higiene.

10. No olvides adquirir productos saludables
Comprar alimentos saludables y leer el etiquetado nutricional.