Escucha esta nota aquí

Tras la denuncia del senador opositor Óscar Ortiz, sobre que la Planta de urea y amoniaco estaría paralizada por falta de gas, lo que estaría ocasionando daños en los equipos, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, refutó la versión y señaló que es una "irracionalidad política" usar la desinformación para aparecer en los medios.

Según Sánchez, la detención de operaciones en la planta de Bulo Bulo se debe a un tema técnico y de seguridad, que no afecta ni a la planta ni a YPFB. “En el sector petrolero se trabaja con estándares de seguridad y por ello se tiene programados paros en las plantas", declaró Sánchez, que precisó que es la compañía que construyó la planta, la surcoreana Samsung, la que  se encarga de realizar mantenimientos.

Asimismo, el titular de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, Óscar Barriga, también se refirió al tema y dijo que todos los paros son supervisados por la petrolera estatal, según lo establecido en los contratos. “No hay que desprestigiar a una empresa de los bolivanos”, subrayó.