Escucha esta nota aquí

Antes del mediodía del viernes la alcaldesa de Santa Cruz, Desirée Bravo, sostuvo una reunión con dirigentes de minibuses de los municipios de La Guardia y de Warnes, Hernán Hinojosa y Benedicto Choque, con los que acordó un cuarto intermedio. Pero, hay otro grupo de minibuseros, que no participaron del diálogo, que anunciaron que el lunes radicalizarán sus protestas.

La hora y fecha señalada entre la Alcaldía y los transportistas que aceptaron el diálogo es el lunes, a las 10:00. Hasta entonces se comprometieron a replegar a cerca de 1.000 minibuseros que participaban en las movilizaciones desde hace tres días.

“No queremos confrontarnos con los demás compañeros (que están en la protesta), solo que estamos abiertos al diálogo y procuramos una solución con la Alcaldía”, dijo Choque.

Justamente, la posición del Gobierno Municipal de Santa Cruz es la de no permitir que este transpote interprovinciales ingrese al primer anillo de la ciudad, esto enmarcado en el plan de reordenamiento vehicular y descongestionamiento de zonas caóticas como el mercado La Ramada y Los Pozos.

Bravo fue clara con los transportistas, les dijo que poner orden en el tráfico vehicular es una meta de la Alcaldía cruceña y que no dará marcha atrás. Después de los minibuses, viene el control a los trufis y posteriormente a los micreros, dijo.

La alcaldesa, que ya concluye su interinato al frente de la comuna a finales de mayo, dijo que Percy Fernández, una vez asuma el mando del ejecutivo municipal, concluirá con el reordenamiento del transporte y de los mercados de la ciudad.

Otro sector de minibuseros amenaza con más protestas

A Fidel Fernández, dirigente de la Asociación de Minibuses de La Guardia, no le cayó nada bien la reunión de sus colegas. Dijo a EL DEBER que la tarde de este viernes su gremio participará de un ampliado en la Federación Departamental de Cooperativas de Transporte donde pretenden acordar la radicalización de protestas a partir del lunes.

Insistió en que no aceptarán de ningún modo que se les prohíba el ingreso al primer anillo de la ciudad. Cree que el caos que se genera desde el primer hasta el segundo anillo de la avenida Grigotá es por la falta de control del personal de Tráfico y Transporte a los comerciantes informales. Noel Suárez, otro dirigente de minibuseros, opinó de similar modo en la Red Uno.