Opinión

... Cara a cara

El Deber Hace 3/14/2018 8:00:00 AM

Escucha esta nota aquí

En la lucha contra el contrabando, el Gobierno debe actuar sin contemplaciones. No obstante, hay que tener mucho cuidado, en lo que parece plantearse como “una guerra”, para que en ella no caigan los inocentes. En ese sentido, la ley que se ha enviado al Legislativo para que los militares usen sus armas y tengan fuero cuando se enfrenten a los mafiosos no debe ser ambigua ni tolerar abusos. Una licencia debe siempre estar acompañada de responsabilidad. Además, la represión es apenas uno de los brazos de esta lucha, que no tendrá éxito si no se reforma la justicia, si no se endurecen las penas, si las fronteras siguen desguarnecidas, si no se mejora la logística y la tecnología en la vigilancia, si hay corrupción aduanera y, sobre todo, si los ciudadanos compramos sin ningún reparo los productos de contrabando. En realidad, las armas deberían ser el último recurso y no el principal o el único para eliminar la ilegalidad. 

Creció el pasto en la cancha del estadio administrado por la ACF, según las fotos registradas desde una de las rejas de ese escenario. También se nota el deterioro del cemento de la parte externa, como resultado del descuido evidente. Las excusas no faltan en los responsables de la administración, que deberían disponer el inmediato mantenimiento y darle un uso más frecuente para que no termine convirtiéndose en otro ‘elefante blanco’. 
 
Ninguna Marca País tendrá éxito si alguien no frena los abusos denunciados por una familia argentina. Presuntas extorsiones en retenes convirtieron una vacación en una “tortura” en la ruta que une a la frontera del vecino país con la capital cruceña. Chau turismo.