Escucha esta nota aquí

Una investigación reveló este jueves que incrementar la lactancia materna podría prevenir más de 800.000 muertes infantiles y hasta 20.000 fallecimientos por cáncer de mama cada año en el mundo

Estos resultados provienen de un estudio publicado por la revista británica "The Lancet" que cuantifica los niveles, tendencias y beneficios de amamantar alrededor del mundo.

Según este informe, uno de cada cinco niños que viven en países con ingresos elevados son amamantados hasta los 12 meses, mientras que solo uno de cada tres de países con ingresos medios y bajos se alimentan de leche materna durante los primeros seis meses de vida.

Esto significa, advierten los investigadores, que millones de bebés no reciben todos los beneficios saludables que ofrece el amamantamiento.

Aunque amamantar es una de las medidas preventivas más efectivas para niños y madres, independientemente del lugar en el que vivan, se ha subestimado como una necesidad crucial para la salud de la población, recalcan los autores de la investigación.

Por ejemplo, en los países con altos ingresos la lactancia disminuye el riesgo de muerte súbita del lactante en más de un tercio de los casos, mientras que en los países con ingresos bajos se podrían evitar la mitad de los episodios de diarrea y un tercio de las infecciones respiratorias.

La lactancia materna también incrementa la inteligencia y puede proteger a los niños contra la obesidad y la diabetes en el futuro, además de reducir los riesgos de cáncer de mama y de ovarios en las madres.

Piden asimismo que se regule la industria de los sustitutos de la leche materna, que debilita la práctica del amamantamiento como la mejor vía de alimentación durante la infancia.