Escucha esta nota aquí

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, afirmó este miércoles que la actual política exterior de los Estados Unidos está llevando a su presidente, Barack Obama, a convertirse en uno de los peores mandatarios en la historia del país norteamericano.

La autoridad desaprobó las últimas sanciones que impuso la Casa Blanca en contra de los funcionarios del Gobierno de Venezuela, al asegurar que se trata de una política “agresiva e intervencionista” que atenta contra los países soberanos.

"Barack Obama es la continuidad prácticamente de la política reaganiana, de la política de (George) Busch. Barack Obama se está convirtiendo en uno de los peores presidentes de Estados Unidos llevando la guerra a aquellos países que han intentado preservar sus recursos naturales", aseguró Quintana en una entrevista con la cadena televisiva Telesur.

Según la autoridad, además de generar “inestabilidad en América Latina” el Gobierno norteamericano se dedicó a "sembrar la guerra en Asia y en Medio Oriente”, lo que convierte a Obama “en un enemigo potencial de la paz".

Las declaraciones de Quintana se dan en un momento en que la Cancillería de Bolivia está realizando un acercamiento con los Estados Unidos e incluso plantea una reunión de alto nivel entre los presidentes Evo Morales y Barack Obama.

Evo llama “basurero de corruptos” a EE.UU.

Más temprano, en Oruro, el presidente de Bolivia, Evo Morales, lanzó duras críticas hacia Estados Unidos, a propósito de las nuevas sanciones contra funcionarios venezolanos anunciadas esta semana por el gobierno de Barack Obama.

"Yo sigo convencido: EE.UU. es el basurero de los corruptos, de los delincuentes de América Latina y el Caribe. Sin embargo, cuando se trata de un presidente, de un gobierno antiimperialista, amenazan con que no tienen entrada a EE.UU.", dijo Morales.

El mandatario recordó que Estados Unidos otorgó refugio al expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada y sus colaboradores a pesar de que están acusados en Bolivia de ser los responsables de las muertes ocurridas durante las protestas de octubre de 2003.

“Si quieren realmente defender los derechos humanos y luchar contra los corruptos, pedimos que expulsen a Gonzalo Sánchez de Lozada y a todo su grupo", señaló el mandatario.

Agregó que Sánchez de Lozada y los ministros de su segundo periodo gubernamental "han matado, han cometido delitos de lesa humanidad y (están) felices en Estados Unidos". 
?