Escucha esta nota aquí

Fernando Mustafá, que se alejó de la mirada pública luego del impuestazo fallido en la ciudad, confirmó ayer su dimisión al cargo de secretario de Recaudaciones y Gestión Catastral (SER), en el que se mantuvo por tres años. El nuevo jefe de la repartición encargada del cobro de impuestos, Paúl Cortez Rosales, asumió ayer las funciones de su antecesor y su primera promesa a la población fue descartar un posible impuestazo.

“No habrá ninguna subida en el pago de los impuestos, ni de vehículos ni de inmuebles”, aseguró Cortez, licenciado en Administración General, que lleva nueve años en la comuna y que trabajó en reparticiones de la Secretaría de Parques y Jardines y de la Secretaría de Defensa Ciudadana.

Rodeado de cámaras fotográficas y filmadoras, ayer poco después de las 10:00 se presentó en las oficinas de SER. Calificó como buena la labor de Mustafá y explicó que el incremento en las tasas de impuestos, que desataron molestia de los contribuyentes y polémica política, se debió a una falla en el sistema.

Cortez es divorciado, tiene tres hijos (dos mujeres y un varón) y una nieta. El último cargo, en el que estuvo por algo más de dos años, fue en la Dirección de Protección al Consumidor.

Cortez adelantó que en estos días se interiorizará en los detalles del trabajo en SER y que, con esta misma finalidad, se reunirá con su antecesor en los siguientes días para preguntarle por los detalles de las tareas que le tocarán enfrentar.

Si bien aún insiste en que necesita conocer los informes y los detalles de su repartición, apuntó que la meta de esta gestión de su secretaría es recaudar más de Bs 910 millones, dinero, que aclaró, se reinvertirán en obras para la ciudad.

Reflexiones de una salida
EL DEBER pudo conversar ayer por 13 minutos con Fernando Mustafá, el hombre al que el concejal Romel Pórcel y las organizaciones vecinales le exigían renunciar.

Mustafá, que se declaró militante activo de la agrupación Santa Cruz Para Todos y admirador del trabajo del alcalde Percy Fernández, reconoció que el denominado impuestazo debió haber sido socializado de mejor manera y aseveró que los incrementos impositivos que generaron la crisis no fueron por su culpa, sino por un error técnico.
“Me voy sin rencores, ni a los que intentaron crucificarme, ni a nadie”, expresó el hombre que dijo haber visto deteriorada su salud por la intensidad de su trabajo en SER, secretaría a la que calificó como complicada y muy cuestionada.

Lejos de descalificar el proyecto de zonificación tributaria, dijo que esta propuesta fue bien pensada y que es necesaria, ya que insistió que hay propietarios de predios ubicados dentro del cuarto anillo que pagan el mismo impuesto que inmuebles donde no hay ni pavimento ni alcantarillado. “Eso es una injusticia”, ratificó y dijo que sus logros en SER fue disminuir la mora tributaria del 75% al 50% y haber duplicado las recaudaciones.

Los cuestionamientos
El desenlace del impuestazo fallido, que terminó por hacer rodar la cabeza de Mustafá, es visto por el concejal suplente del MAS Johnny Zeballos como la muestra de un chivo expiatorio que el alcalde encontró en este funcionario.

Para el legislador opositor, la falta de reacción de sus colegas concejales de UCS demuestra el pacto que existe entre ellos y la agrupación de Percy Fernández.

Lamentó cómo trataron al encargado del SER, ya que en su criterio el verdadero responsable de lo sucedido es el burgomaestre cruceño, que solicitó la aprobación de la norma y luego, ante el escándalo, pidió que sea derogada por el organismo deliberante.

El exconcejal Manuel Saavedra coincidió con Zeballos en señalar que Mustafá solo fue un chivo expiatorio para no tocar a los verdaderos responsables de lo ocurrido.

Por su parte, la expresidenta del Concejo Municipal, Angélica Zapata, dijo que ya no era necesario seguir buscando culpables por lo sucedido y recordó que el incremento de los impuestos que generó la polémica, no era para todas las personas, sino solamente para quienes estaban tributando montos menores a los que en realidad debían cancelar por el lugar donde viven.

Los usuarios de SER esperan que el sistema para los trámites de inmuebles se reestablezca pronto y que haya claridad en las acciones