Escucha esta nota aquí

Benjamín Netanyahu se ha impuesto en los comicios celebrados el martes 17 de marzo con una clara victoria sobre su inmediato rival, que le permitirán formar un gobierno de derechas con el apoyo de ultra-ortodoxos, que aspira cerrar en 2 o 3 semanas.

Netanyahu se entrevistó con los líderes de varios partidos, y tiene "la intención de ponerse a trabajar inmediatamente en la formación del gobierno, para concluir esta tarea en un plazo de dos a tres semanas", indicó el Likud.

Tras una frenética madrugada, en la que poco a poco el escrutinio de votos fue abriendo una brecha entre el conservador Likud y la plataforma de centro-laborismo Campo Sionista, liderada por Isaac Herzog, después de que los sondeos arrojaran un empate técnico de 27 diputados, finalmente el resultado se volcó del lado de Netanyahu.

Con el 99% de los sufragios escrutados, su formación conservadora se hizo con 30 de los 120 escaños del Parlamento (Kneset), seis por delante del Campo Sionista.

Sorpresas en los comicios

Las grandes sorpresas de los comicios han sido la Lista Común, que se convirtió en tercera fuerza política con 14 diputados y aglutina por primera vez en la historia a las formaciones árabes, y el centrista Kulanu, de reciente creación y liderado por Moshé Kahlón, escindido del Likud, que con diez se ha convertido en nuevo partido bisagra.

Los resultados electorales entre los palestinos han sido tomados con una mezcla de escepticismo e indiferencia.

El negociador jefe palestino, Saeb Erekat, advirtió de que Palestina acudirá a la Corte Penal Internacional (CPI) y consideró que "Netanyahu es sincero cuando afirma que ha despachado la solución de dos Estados".

"El resultado de las elecciones en Israel muestran el éxito de una campaña basada en asentamientos, racismo, "apartheid" y la negación de los derechos humanos del pueblo palestino", abundó el político.

El líder de Hamás, Mushir al Masri, aseguró anoche en Gaza que "tanto la derecha como la izquierda en Israel compiten por lograr judaizar más Jerusalén, incrementar los asentamientos, mantener la ocupación militar, atacar a nuestro pueblo y cometer crímenes contra nosotros".