Escucha esta nota aquí

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) expresó este jueves su pesar y preocupación por la crisis que vive la República de Nicaragua y que a tres meses de los conflictos no encuentra una solución a la violencia y represión que ha costado la vida de cientos de personas. Los Obispos también expresaron su solidaridad con la población nicaragüense, con los obispos, sacerdotes, religiosos y laicos que extreman esfuerzos para instalar un diálogo responsable y están dando muestras de una ejemplar valentía en la defensa de los más pobres, dice el comunicado de la CEB.

Asimismo, señalan que "una vez más se constata que proyectos que comenzaron con un ideario de cambio social, se transforman en proyectos de poder autoritario cuando no están fundamentados en valores humanos y cristianos o se pierde de vista el servicio al bien común, que legitima toda autoridad", se lee en el documento.

Convocaron a todos los obispos de América Latina y El Caribe a orar por Nicaragua en las eucaristías del domingo 22 de julio en todas las iglesias en Bolivia e hicieron un llamado a los países y a los organismos internacionales a buscar los caminos de solución para que se eviten más enfrentamientos y muertes.

"Invitamos al pueblo cristiano de Bolivia y a las personas de buena voluntad a ofrecer oraciones por los hermanos de Nicaragua, los que perdieron la vida en el conflicto y los que continúan en la lucha, para que el Dios de la vida toque los corazones de las autoridades de ese país y se opte decididamente por buscar las soluciones a través del diálogo y los valores de una cultura de paz", señalaron.

Asimismo, la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosas y Religiosos repudió, mediante un comunicado, que el Gobierno y los grupos paramilitares de Nicaragua estén dando una cacería encarnizado contra los estudiantes, los trabajadores, los pobres y la Iglesia, que reclaman por un diálogo que desencadene en un cambio democrático del régimen de Ortega.

"A los tantos asesinados, cuya sangre clama al cielo, se suman muchos más heridos y detenidos, ya que la protesta, amparada en la constitución como un derecho político, ha sido burdamente criminalizada", señalan los religiosos. Exigen el cese al fuego, el restablecimiento de la legalidad, de la justicia y del orden democrático. Además, expresan su apoyo a los miembros de la Iglesia que ahora con el centro de los ataques del gobierno de Daniel Ortega.

Te puede interesar:

"Muchos de los que hoy son perseguidos han trabajado por décadas para apoyar el renacimiento de Nicaragua, después de la revolución para la liberación del país. Algunos de los antiguos líderes de la revolución nicaragüense, especialmente el presidente Daniel Ortega, han traicionado abiertamente el proceso y se erigen hoy como los represores de turno, contra este sufrido pueblo", también señala.