Escucha esta nota aquí

Desde el mediodía y por casi tres horas, la Policía repelió una y otra vez a los cocaleros de Yungas que llegaron por miles hasta el mercado de Adepcoca, que se ubica en la zona este de la ciudad de La Paz. Tres cocaleros heridos y un arrestado fue el resultado de este primer día de conflicto, ya que los cocaleros convocaron a más de sus afiliados para hoy.

Los cocaleros se habían autoconvocado el pasado viernes y advirtieron con tomar por la fuerza este mercado, que es el único autorizado por ley para la comercialización de la coca. Vanos fueron los pedidos de dejarlos pasar para ingresar a una infraestructura que es de propiedad de los mismos cocaleros.

Así empezó la segunda semana de disputa por el control del mercado entre dos grupos antagonistas pero que pertenecen a la misma zona de producción, los socios de Adepcoca y los afiliados a la Confederación Nacional de Productores con Carpeta al Detalle (Conalprodc), cuyos integrantes son afines al Gobierno porque este les entregó unas licencias que les permiten ser productor y comercializador de coca al mismo tiempo y que les facilitan los viajes hasta otros departamentos del país.

Los gases

Los cocaleros se habían autoconvocado para las 8:00 en la tranca de Urujara, pero la marcha empezó a las 10:00 aproximadamente y fueron las mujeres las que marcharon a la cabeza de la columna, llegaron hasta la avenida Las Américas y calle Arapata, donde se encuentra el mercado; más de 5.000 productores llegaron hasta el lugar: “Adepcoca es nuestra casa, fuera policías”, gritaban y las mujeres intentaron rebasar la barrera de cientos de policías que se formó.

Por media hora hubo forcejeos y la Policía decidió lanzar gas pimienta, lo que enfureció a los yungueños y empezó el primer enfrentamiento, que concluyó con el desbande cocalero; ahí fue detenido el único cocalero.

Los que habían corrido hacia la Plaza del Maestro, una cuadra más abajo del mercado, se estrellaron contra un grupo de ocho motociclistas de la Policía que llegaron al lugar y venciendo los gases voltearon a dos efectivos y uno que no pudo dejar su moto fue agarrado a golpes por los cocaleros, desatándose una segunda gasificación en esa plaza.

A las 13:30, las responsables de un colegio católico que se encuentra en la zona lanzaron agua bendita, pidiendo paz, mientras las mujeres cocaleras  habían logrado acercarse a la puerta principal del mercado, se sentaron demandando la apertura de la puerta. En ese momento llegó un grupo de motociclistas de la UTOP, provocó la reacción de los cocaleros, y empezó la tercera gasificación; las mujeres soportaron el gas pimienta que lanzaron los policías, a esa hora, ya se reportaba una decena de heridos porque los uniformados lanzaban los gases a quemarropa contra los campesinos.

Después de cuatro enfrentamientos, cocaleros y policías se llamaron a una tregua, mientras se organizaba una vigilia y el ejecutivo de Adepcoca, Franklin Gutiérrez, pedía salir a sus afiliados hoy para aumentar la presión y la Policía reforzaba su presencia en inmediaciones del mercado. Hoy puede ser otro día de violencia en La Paz.

En la jornada

Caminata
Los cocaleros se autoconvocaron en la tranca de Urujara, en la salida a Yungas, y marcharon desde ahí.

Miles
Más de 5.000 campesinos cocaleros llegaron hasta su mercado, que estaba resguardado por cientos de policías apostados en las calles.

Acto
Horas antes de la gasificación, el viceministro de la Coca, Froilán Luna, organizó un acto en el que entregó licencias de comercialización a detallistas.